Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El concierto devino en el momento preciso para entregar al “Niño de Trastalleres” la “Llave de la Ciudad de Santiago de Cuba”. (suministradas)

Por Leydis Tassé Magaña/ Especial para El Nuevo Día 

Santiago de Cuba - Un memorable espectáculo, que puso de relieve la familiaridad musical entre Cuba y Puerto Rico, constituyó el concierto que ofreció este domingo, en la ciudad de Santiago de Cuba, el reconocido salsero puertorriqueño AndyMontañez.

En la sala principal del Complejo Cultural Heredia, abarrotada para la ocasión, el “Niño de Trastalleres”, acompañado por la popular orquesta santiaguera Los Karachi, interpretó una decena de canciones que fueron internacionalizados por él durante su paso por El Gran Combo de Puerto Rico y la agrupación venezolana Dimensión Latina.

Una ebullición humana provocó la irrupción de Montañez sobre el escenario, cantando el tema “Payaso”, al cual le siguió “Hojas blancas”, “Julia”, “En mi Puertorro” (salsatón), “Me gusta” y otras piezas coreadas por hombres y mujeres de diversas generaciones que las tienen como parte de las bandas sonoras de sus vidas.

Instante especial fue cuando el notable sonero santiaguero Tiburón Morales, que se encontraba entre el público, subió al escenario y, al cierre de “Hojas blancas”, le improvisó a Montañez unas notas, que manifestaban el apego del salsero boricua a Cuba, y viceversa.

Durante poco más de una hora, se disfrutó no sólo el  talento artístico del “Godfather de la Salsa”, sino también su histrionismo escénico, carisma, sentido del humor y desenfado danzario, ese que lo llevó a bajar del escenario en varias ocasiones para interactuar y bailar con el auditorio, algunos de cuyos miembros, y bajo la convocatoria del cantante, subieron en pareja y lo acompañaron en el movimiento.

El concierto devino en el momento preciso para entregar al “Niño de Trastalleres” la “Llave de la Ciudad de Santiago de Cuba”, uno de los máximos galardones que otorga la Asamblea Municipal del Poder Popular (Alcaldía) a personas o colectivos con labor solidaria o contribución destacada para dignificar a esta ciudad oriental.

“Es un honor recibir este reconocimiento; sé que venir aquí es como entrar a mi casa, es como entrar a Puerto Rico por otra puerta”, manifestó el artista tras recibir la distinción de manos de Raúl Fornés Valenciano, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular (alcalde) en Santiago de Cuba, y quien recordó las palabras del cantautor cubano Silvio Rodríguez sobre el salsero boricua: “Lo bueno de Andy Montañez es que no se despinta”.

Tras la presentación, y en declaraciones a El Nuevo Día, Montañez dijo que “la música cubana ha influido en mí desde mis inicios, la sonoridad es algo que une a Cuba y Puerto Rico, lo mismo Benny Moré que Ismael Rivera”.

Sobre próximas presentaciones en la “Mayor de las Antillas”, comentósonriendo: “Espero venir todas las veces que me digan, Cuba es mi segunda patria´”, a la vez que evocó los versos de su compatriota Lola Rodríguez de Tió: “Cuba y Puerto Rico son/ de un pájaro las dos alas/reciben flores o balas/ sobre el mismo corazón”.

La urbe santiaguera, cuna de la trova, el son y el bolero, fue la que le abrió las puertas en Cuba a Andy Montañez, quien en 1981, en el contexto del Festival Internacional del Son, actuó junto a Dimensión Latina en la Ciudad Deportiva, lo cual marcó uno de los espectáculos musicales de mayor convocatoria en la historia de esta suroriental ciudad cubana. 

El concierto de este domingo del “Godfather de la Salsa” ha sido una de las actividades más esperadas de la edición 38 del Festival del Caribe, dedicado a Puerto Rico y que concluirá hoy.

Santiago de Cuba - Un memorable espectáculo, que puso de relieve la familiaridad musical entre Cuba y Puerto Rico, constituyó el concierto que ofreció este domingo, en la ciudad de Santiago de Cuba, el reconocido salsero puertorriqueño Andy Montañez.

En la sala principal del Complejo Cultural Heredia, abarrotada para la ocasión, el “Niño de Trastalleres”, acompañado por la popular orquesta santiaguera Los Karachi, interpretó una decena de canciones que fueron internacionalizados por él durante su paso por El Gran Combo de Puerto Rico y la agrupación venezolana Dimensión Latina.

Una ebullición humana provocó la irrupción de Montañez sobre el escenario, cantando el tema “Payaso”, al cual le siguió “Hojas blancas”, “Julia”, “En mi Puertorro” (salsatón), “Me gusta” y otras piezas coreadas por hombres y mujeres de diversas generaciones que las tienen como parte de las bandas sonoras de sus vidas.

Instante especial fue cuando el notable sonero santiaguero Tiburón Morales, que se encontraba entre el público, subió al escenario y, al cierre de “Hojas blancas”, le improvisó a Montañez unas notas, que manifestaban el apego del salsero boricua a Cuba, y viceversa.

Durante poco más de una hora, se disfrutó no sólo el  talento artístico del “Godfather de la Salsa”, sino también su histrionismo escénico, carisma, sentido del humor y desenfado danzario, ese que lo llevó a bajar del escenario en varias ocasiones para interactuar y bailar con el auditorio, algunos de cuyos miembros, y bajo la convocatoria del cantante, subieron en pareja y lo acompañaron en el movimiento.

El concierto devino en el momento preciso para entregar al “Niño de Trastalleres”la “Llave de la Ciudad de Santiago de Cuba”, uno de los máximos galardones que otorga la Asamblea Municipal del Poder Popular (Alcaldía) a personas o colectivos con labor solidaria o contribución destacada para dignificar a esta ciudad oriental.

“Es un honor recibir este reconocimiento; sé que venir aquí es como entrar a mi casa, es como entrar a Puerto Rico por otra puerta”, manifestó el artista tras recibir la distinción de manos de Raúl Fornés Valenciano, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular (alcalde) en Santiago de Cuba, y quien recordó las palabras del cantautor cubano Silvio Rodríguez sobre el salsero boricua: “Lo bueno de Andy Montañez es que no se despinta”.

Tras la presentación, y en declaraciones a El Nuevo Día, Montañez dijo que “la música cubana ha influido en mí desde mis inicios, la sonoridad es algo que une a Cuba y Puerto Rico, lo mismo Benny Moré que Ismael Rivera”.

Sobre próximas presentaciones en la “Mayor de las Antillas”, comentó sonriendo: “Espero venir todas las veces que me digan, Cuba es mi segunda patria´”, a la vez que evocó los versos de su compatriota Lola Rodríguez de Tió: “Cuba y Puerto Rico son/ de un pájaro las dos alas/reciben flores o balas/ sobre el mismo corazón”.

La urbe santiaguera, cuna de la trova, el son y el bolero, fue la que le abrió las puertas en Cuba a Andy Montañez, quien en 1981, en el contexto del Festival Internacional del Son, actuó junto a Dimensión Latina en la Ciudad Deportiva, lo cual marcó uno de los espectáculos musicales de mayor convocatoria en la historia de esta suroriental ciudad cubana. 

El concierto de este domingo del “Godfather de la Salsa” ha sido una de las actividades más esperadas de la edición 38 del Festival del Caribe, dedicado a Puerto Rico y que concluirá hoy.


💬Ver 0 comentarios