Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los equipos femeninos juveniles Puerto Rico Elite Volleyball Academy, Prozone, Playeras de Manatí y NEVA estuvieron este fin de semana participando de la Copa Amistad de Voleibol en La Habana, Cuba. (Suministrada) (semisquare-x3)
Los equipos femeninos juveniles Puerto Rico Elite Volleyball Academy, Prozone, Playeras de Manatí y NEVA estuvieron este fin de semana participando de la Copa Amistad de Voleibol en La Habana, Cuba. (Suministrada)

La Habana, Cuba - Seis equipos femeninos de voleibol de Puerto Rico fueron protagonistas en la capital cubana de la Copa Amistad, un torneo invitacional para jóvenes jugadoras que propició el intercambio deportivo y cultural entre las dos islas caribeñas.

Durante todo el fin de semana, con partidos en las canchas de la Universidad del Deporte y la Escuela Nacional de Voleibol en La Habana, este intercambio cautivó a todos los participantes, entre ellos el árbitro nacional y principal organizador por la parte boricua, Ángel Cruz, quien ya está pensando en una segunda edición el año próximo.

“Ha sido una magnifica experiencia, en lo personal y también como organizador”, comentó Cruz a El Nuevo Día, mientras uno de los elencos boricuas enfrentaba a uno de los representativos locales.

“En Puerto Rico tenemos una liga compuesta por muchos clubes que trabajan durante todo el año. Habíamos tenido una oportunidad similar en República Dominicana, y sobre la marcha, surgió esta posibilidad. Hicimos los contactos y recibimos la invitación a través de Cubadeportes para participar en esta competencia, en la que ha habido rivalidad, pero sobre todo, mucha compenetración entre las jugadoras de los dos países, que han dado todo sobre la cancha”, añadió.

Su satisfacción es compartida, sobre todo, con la niñas de diferentes edades que participan en el torneo, entre ellas Dachira Cerda y Carla Ledesma, quienes defienden los colores del PREVA (Puerto Rico Elite Volleyball Academy) en la categoría de 16-18 años.

“Nos enseñaron mucho. Fue un honor practicar con esas nenas, que se fajan sobre la cancha, muy diferente a lo que hacemos en Puerto Rico”, apuntó Dachira.

Su compañera, Carla, fue más allá del tema deportivo y señaló que “no era lo que esperaba antes del viaje, porque no sabíamos el nivel que íbamos a enfrentar, pero tampoco cómo era el país. Ha sido una experiencia mejor de lo que pensaba, porque aunque hay diferencias, en las playas, en la comida, nos parecemos mucho. Y las nenas de acá son bien chulas, súper buena gente y nos han acogido de maravillas”.

Desde el graderío, Jesús Ledesma y Leslie Hernández -los padres de Carla- siguieron con entusiasmo y atención cada partido del equipo de su hija y quisieran recibir a las cubanas en Puerto Rico.

“Mi hija está emocionada, no sólo por enfrentar el nivel de los equipos de aquí, sino también por la oportunidad que tuvieron de participar en una práctica de la selección juvenil. Fue una gran experiencia ver la dinámica de sus prácticas, además se han podido ver día a día, se ha creado un lazo de amistad que ha sido muy reconfortante para estas niñas”, expresó Hernández.

Para Ángel Javier Pérez, dirigente del equipo de REVA (Revolution Volleyball Academy),integrado por chicas de 16 años, la ganancia que para él y sus muchachas que deja esta visita es invaluable. 

“Les he hablado de lo que significa estar aquí, estamos conociendo un país nuevos y las nenas se están llevando en la mente esa diversidad cultural y están muy agradecidas. En el plano deportivo, el privilegio de que enfrenten a jugadoras que tienen grandes posibilidades de integrar en el futuro la selección nacional cubana es muy importante y nos llevaremos todo en el corazón”, enfatizó. 

A sus órdenes, como líbero del equipo, jugó Kiara Hernández, a quien enseñó a jugar voleibol desde los ocho años y considera que visitar a Cuba por primera vez ha sido “algo brutal”. 

Su primera experiencia competitiva fuera de Puerto Rico fue en Estados Unidos cuando tenía 14 años y ahora se siente muy impresionada por lo que ha podido crecer junto a sus compañeras de equipo, hasta el punto de llegar a Cuba.

“Los equipos aquí son súper fuerte y esto me ha enseñado muchísimo. Son equipos superiores, sobre todo, en estatura y la rapidez de juego, diferente a lo que vemos en Puerto Rico. Yo que juego en universidad puedo decir que es muy diferente, teniendo en cuenta que somos jugadores de la misma edad y vamos a aprender mucho de esta experiencia”, sentenció.

Por el lado cubano, las valoraciones son positivas, sobre todo, porque este intercambio pudiera convertirse en un punto de partida para estrechar los vínculos del voleibol entre ambas naciones, como consideró antes de concluir el evento Ricardo Borroto, responsable del evento por la Federación Cubana de Voleibol.

“Ha sido favorable para los dos países, primeramente por los lazos de amistad que nos unen y, desde el punto de vista técnico, nuestras jugadoras han podido aprovechar todos estos juegos para su desarrollo individual y colectivo de cara a los próximos torneos que deben enfrentar”, dijo.

Además de los clubes PREVA y REVA –con equipos en dos categorías-,  el voleibol boricua estuvo representado en esta competencia por el PROZONE en la categoría 11-12 y 16-18 años, las Playeras de Manatí, en la menor de estas edades.

Los equipos cubanos dominador las categorías de 10-12 años y 16-18 años, mientras la boricua PREVA dominó el invitacional de 13-15 años.


💬Ver 0 comentarios