(semisquare-x3)
Personal cubano trabaja entre los escombros del avión. (Agencia EFE)

La Habana, Cuba - Los resultados de la investigación para determinar los motivos del letal accidente de avión que en mayo del pasado año cayó a tierra poco después de despegar del Aeropuerto Internacional José de Martí y dejó sólo una pasajera sobreviviente, están a punto de ver la luz, anunció hoy en la televisión estatal el Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC).

Armando Daniel López, presidente del IACC y al frente de la Comisión Gubernamental creada para la investigación del accidente, dijo a la emisión de mediodía del Noticiero Nacional que en las últimas horas había concluido la modelación del perfil del vuelo siniestrado.

“Nos habíamos propuesto reconstruir y tener una visualización completa para poder realizar los cálculos necesarios para una investigación de este tipo. Todas las pruebas de rigor que nos habíamos propuesto realizar han concluido y las subcomisiones que integran esta investigación están realizando las formulaciones que se presentarán en las próximas horas”, sostuvo.

El accidente ocurrió el pasado 18 de mayo cuando el Boing 737-200 arrendado por Cubana de Aviación a la empresa mexicana Air Global se desplomó en las inmediaciones del principal aeropuerto cubano, provocando la muerte a 102 personas, entre ellas seis tripulantes mexicanos, dos turistas argentinos y una mexicana, y dos saharauis residentes en la isla caribeña.

Tres de los pasajeros fueron rescatados con vida del lugar del impacto, pero después de recibir atención médica, sólo la joven Maylén Díaz logró sobrevivir y aún se encuentra bajo tratamiento multidisciplinario para su recuperación.

Después de una intensa búsqueda, los especialistas lograron encontrar las dos cajas negras del avión accidentado, y el grupo de investigación integrado por expertos de Cuba, Estados Unidos y México logró descifrar totalmente su contenido para determinar con exactitud elementos como la velocidad, altura, giros, potencias de los motores y posibles fallas técnicas de la aeronave.

Según aclaró el presidente de la IACC, la Organización de la Aeronáutica Civil Internacional (OACI) asigna un año para concluir la investigación de un accidente para un avión de este tipo, por lo que tras diez meses de iniciada la pesquisa, la comisión gubernamental creada ratifica que se cumplirán los plazos establecidos.

Asimismo, Daniel López aclaró que no existe relación entre la aeronave accidentada en La Habana con las catástrofes aéreas recientes de los aviones Boeing 737 Max 8, pues son modelos distintos del aparato.


💬Ver 0 comentarios