(semisquare-x3)
Rick Crawford, miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, habla con reporteros durante una conferencia de prensa de la Coalición de Agricultura de EEUU y Cuba en el Hotel Nacional en La Habana, Cuba. (AP)

La Habana, Cuba.- Representantes del sector agrícola de Cuba y Estados Unidos inauguraron hoy un encuentro para acercar los lazos entre ambos países, en momentos en que las relaciones diplomáticas entre las dos naciones atraviesan una etapa de enfriamiento.

Hoy dio inicio la Conferencia Agrícola Cuba-Estados Unidos, en el Hotel Nacional de La Habana y allí el  viceministro de la Agricultura de Cuba, José Miguel Rodríguez de Armas, dijo que el principal obstáculo al desarrollo de las relaciones agrícolas es el bloqueo o embargo económico que impone el gobierno estadounidense a la Isla.

El funcionario cubano señaló que esa política va en contra de los intereses del sector agrícola estadounidense, al impedir su participación en la inversión extranjera y el intercambio comercial con la nación caribeña.

Rodríguez de Armas destacó la celebración de la Conferencia y los esfuerzos de estos grupos por mantener las relaciones a pesar del bloqueo, y señaló la necesidad de acciones más activas en el Congreso estadounidense para promover un cambio.

En la inauguración, Paul Johnson, copresidente de la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba (USACC), una de las organizadoras del evento, dijo que el encuentro representa una oportunidad para el beneficio de ambos países y la posibilidad de trabajar más fuerte en una visión lo más integradora posible sobre las relaciones comerciales entre La Habana y Washington.

El congresista Rick Crawford (R), representante por el Primer Distrito de Arkansas e integrante de los Comités de Agricultura, Inteligencia, Transporte e Infraestructura, señaló que entre los temas que se abordarán en la Conferencia se encuentra el proyecto de ley que apoya en el ente legislativo estadounidense, enfocado a promover el financiamiento privado de las ventas a la Isla.

El programa divulgado por los organizadores del evento incluye presentaciones de empresarios y funcionarios cubanos y norteamericanos, visitas a mercados agropecuarios y fincas de productores de la nación caribeña.

A pesar de los retrocesos experimentados en las relaciones entre La Habana y Washington, en la más reciente etapa, los diálogos entre el Ministerio de la Agricultura y el Departamento de la Agricultura se mantienen, fundamentalmente en lo que respecta a la implementación de dos memorandos de entendimiento para la sanidad animal y vegetal.

Un informe de la USACC en 2017 aseguraba que de eliminarse las restricciones del bloqueo los productores de arroz de Arkansas podrían expandir sus ventas a más de 37 millones de dólares anuales, los avicultores de Alabama y Georgia podrían ganar hasta el 65 por ciento del mercado avícola, mientras que los granjeros dedicados al trigo en Texas y Kansas, podrían ganar el 75 por ciento de la plaza comercial cubana, con un posible valor de exportación anual de más de $150 millones.

Lo anterior contrasta con el hecho de que en 2018 los ingresos netos del sector agrícola norteamericano llegaron a un mínimo en 12 años, y pudieran caer casi un 20 por ciento, de acuerdo con un artículo publicado recientemente en el periódico The Hill.

Cuba importa anualmente alrededor de 2,000 millones de dólares en alimentos y productos agrícolas mientras que en el proceso de actualización de su modelo económico la actividad agropecuaria ocupa un rol importante, en la cual el sector no estatal produce alrededor del 70 al 80 por ciento de los alimentos.

En el más reciente informe de Cuba sobre el impacto del bloqueo en la Isla, aprobado por una contundente mayoría en la Asamblea General de Naciones Unidas hace una semana, se señala que a consecuencia de esta política en el último año la agricultura y la industria alimentaria registraron afectaciones por más de 413,790,000 dólares.


💬Ver 0 comentarios