El medicamento se produce con la finalidad de actuar como fibrinolítico y antinflamatorio (semisquare-x3)
El medicamento se produce con la finalidad de actuar como fibrinolítico y antinflamatorio. (Archivo)

Científicos cubanos mantienen los estudios del fármaco Proctokinasa, que se usa para el tratamiento de las crisis hemorroidales agudas, una medicina que Cuba asegura superará a sus similares en Estados Unidos.

Los estudios clínicos del medicamento, que se administra en forma de supositorio, se mantienen en el Hospital Camilo Cienfuegos de Sancti Spiritus y están en la etapa de seguimiento de los pacientes que han usado el medicamento.

Alberto Arístides Artiles García, especialista en Coloproctología de la institución, dijo a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que hoy el fármaco cubano, desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), se produce con la finalidad de actuar como fibrinolítico y antinflamatorio.

La base del medicamento está en la “estreptoquinasa recombinante”, una proteína que destruye los coágulos de sangre y que se probó originalmente con éxito en el tratamiento agudo del miocardio.

“Teniendo en cuenta que las manifestaciones clínicas de las hemorroides agudas dan lugar a un proceso inflamatorio que cursa con la aparición de trombos o microtrombos (coágulos o microcoágulos sanguíneos), se pensó en emplear la estreptoquinasa recombinante en el desarrollo de una formulación en forma de supositorio para el tratamiento de las hemorroides agudas”, comentó Artiles García.

Especificó que se comparó la eficacia terapéutica del producto cubano con respecto a dos medicamentos estadounidenses líderes a nivel internacional: Anusol HC (antinflamatorio) y Preparación H (vasoconstrictor que tiene igual efecto), y se comprobó que la Proctokinasa es superior a esos fármacos.

“Para tener una idea, solo en 48 horas, con el empleo del supositorio nacional, entre un 50 y un 70 por ciento de las manifestaciones fundamentales por las cuales el paciente llega al hospital (dolor anorrectal o sangrado anorrectal) desaparecen”, precisó Artiles García. “Para el noveno día más del 90 por ciento de los enfermos están curados, y sólo un número ínfimo tiene que someterse a la trombectomía, método quirúrgico para extraer el coágulo”, agregó.

“Es necesario aclarar que el supositorio solo se encuentra indicado para las complicaciones agudas de la enfermedad hemorroidal, las cuales son la fluxión hemorroidal y la trombosis hemorroidal, y ambas pueden estar presentes al unísono en la persona afectada, o el paciente sano debutar con una hemorroides complicada”, explicó el científico.

Señaló, además, que no debe ser utilizado en otras afecciones anorrectales benignas, como hemorroides no complicadas, fisura anal, procesos supurativos anorrectales, entre otras, en los recién operados, luego de una infección por estreptococo o en personas que presenten problemas de coagulación; y apuntó que tampoco es un medicamento usado en el tratamiento de los cánceres de colon y recto.

Algunos de los beneficios que se logran al aplicar el medicamento constituyen la reducción en poco tiempo de la inflamación y el dolor, además de la eliminación de los coágulos de sangre formados en la región anal del paciente. Hasta el momento debe ser prescrito por un especialista porque cualquier evento de sangrado puede confundir y, por tanto, el médico debe confirmar que el paciente se encuentra ante una crisis hemorroidal aguda”, añadió el especialista.

Cuba apuesta al desarrollo de medicamentos como uno de sus principales productos de exportación. Una vacuna para el cáncer del pulmón y un medicamento para tratar las lesiones del pie diabático se han convertido en muy populares a nivel mundial, a tal punto que la primera será desarrollada para el mercado de Estados Unidos por una empresa mixta cubano-estadounidense. 


💬Ver 0 comentarios