Autos quedaron destrozados en La Habana, capital de Cuba. (semisquare-x3)
Autos quedaron destrozados en La Habana, capital de Cuba. (AP)

La Habana, Cuba - El Gobierno cubano ofreció los datos personales de los cuatros fallecidos a consecuencia de la fuerza destructora del tornado que asoló la noche del pasado domingo a La Habana, mientras que hizo un llamado a que toda la ayuda es bienvenida, pero intenta canalizarla por las vías oficiales, para lo que abrió cuentas bancarias y facilitó la entrada al país de material. 

"Los donativos de recursos materiales desde el exterior, sean de gobiernos, empresas, organizaciones no gubernamentales o personas naturales, pueden comunicarse a las embajadas de Cuba en el país en el que se encuentre el donante", subrayó el diario oficial Granma.

El Gobierno cubano se encarga de organizar el arribo, el ingreso sin pagar aranceles y la distribución. Las donaciones pueden ser de gobiernos, empresas, organizaciones no gubernamentales o personas naturales siempre que se entreguen antes a las autoridades para su distribución, para lo que pidió la coordinación con las embajadas cubanas. 

Para las ayudas monetarias se ha ofrecido una cuenta nacional en el Banco Metropolitano y otra para envíos desde el exterior en el Banco Financiero Internacional. 

Los materiales más necesarios son medios para la recuperación de cubiertas de techo y tanques para depósito de agua.

El gobierno cubano continúa con los trabajos de limpieza de viales y casas destruidas, y brigadas técnicas laboran para la vuelta a la normalidad de electricidad, telefonía y agua, que el Gobierno calcula que la semana que viene ya será completa en todas las zonas afectadas, mientras la población continua acercándose a los damnificados con pequeñas colectas de ropa y comida. En una ayuda solidaria desde abajo que hacen puerta a puerta. 

Mientras la Defensa Civil publicó las identidades de las cuatro personas que fallecieron por los embates del tornado. María Esther Linares Deroncelé, 56 años, sufrió un trauma torácico por un objeto que le impactó rompiéndole las costillas y provocándole una anemia aguda y Juan Francisco Cuesta Kessel, de 79 años, murió por la caída del techo de su casa, mientras que Ronner Hernández Caso, 42 años, y Lázaro Javier Ruiz Varela, 23 años de edad, fallecieron por el vuelco del autobús en el que viajaban.


💬Ver 0 comentarios