(semisquare-x3)
A propuesta del Consejo de Estado de la República de Cuba, la pregunta que se someterá a votación en febrero será: ¿Ratifica usted la nueva Constitución de la República? (Agencia EFE)

La Habana, Cuba - Los cubanos acudirán a las urnas el próximo 24 de febrero para refrendar su nueva Constitución, cuyo texto final fue aprobado hoy de manera unánime por la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), sin incluir una solución definitiva al matrimonio gay ni el voto presidencial directo incluido, pero con importantes disposiciones de desarrollo para su sistema socialista, como el reconocimiento de la propiedad privada y la inversión extranjera.

Los 583 parlamentarios presentes en la sesión ordinaria del máximo ente legislativo y constitucional cubano, votaron a favor uno por uno y por lista, para que luego Esteban Lazo Hernández, presidente de la ANPP, convocara a los ciudadanos con derecho al sufragio a votar en el referendo de validación el domingo, 24 de febrero de 2019.

A propuesta del Consejo de Estado de la República de Cuba, la pregunta que se someterá a votación será: ¿Ratifica usted la nueva Constitución de la República?.

La nueva Carta Magna quedó conformada por 229 artículos, 11 títulos, dos disposiciones especiales, 13 transitorias y dos finales, y sustituirá la Constitución de 1976.

La ANPP puso fin así a un complejo proceso de reforma constitucional que incluyó una consulta popular entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre, en la cual se realizaron 133,681, con la asistencia de 8,945,521 ciudadanos y 783,174 propuestas.

Ese ejercicio produjo que el 60 por ciento del documento original fuera cambiado. Tres artículos se eliminaron, se adicionaron otros cinco, 87 se mantuvieron igual y el restante recibió algún tipo de cambio.

Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado y vocero de la comisión redactora presidida por Raúl Castro Ruz, explicó a los parlamentarios de la ANPP -reunidos en su sesión ordinaria de cierre de año- que entre los cambios principales en el preámbulo se reafirma la decisión de que Cuba “no volverá jamás al capitalismo como régimen sustentado en la explotación del hombre por el hombre, y sólo en el socialismo y el comunismo alcanza su dignidad plena”.

El texto reafirma el carácter laico del país y se definió al Partido Comunista de Cuba como fuerza política superior de la sociedad, aunque establece que, al igual que las demás organizaciones, está obligado a cumplir la Constitución y las leyes, una referencia que no quedaba clara en la propuesta inicial y que daba la impresión de que la colectividad única estaba por encima de la Carta Magna.

Se reconocen la propiedad privada y la inversión extranjera como motores de la economía, aunque se regula la concentración de la propiedad y procura “una redistribución más justa de la riqueza”.

Acosta informó que el proyecto no limita la posibilidad de que los cubanos inviertan en su país y se dejó más explícito que la adquisición de otra ciudadanía no implica la pérdida de la cubana, además de reafirmar los derechos de las mujeres e incorporar el principio de igual salario por igual trabajo.

Se mantuvo la prohibición de que operen medios de comunicación privados en el país y el documento deja claro que tanto la salud como la educación son una responsabilidad del Estado.

El documento cuenta con un nuevo capítulo en el que se recoge todo lo relacionado con los derechos de la familia, un área que ha traído una intensa polémica, dado que el artículo 68 del primer borrados abría la puerta al matrimonio gay.

El texto actual reconoce diversas formas que ha adoptado la familia como célula fundamental de la sociedad y no se circunscribe al modelo tradicional. Abre las puertas a las uniones de hecho.

Acosta anunció que el proyecto cuenta con una disposición transitoria en la que se establece un plazo de dos años para, mediante consulta popular y referéndum, cuando se discuta el Código de Familia, definir sujetos que lo integran, obligaciones y requisitos. Así, la consideración directa del matrimonio gay se posterga y con ella el debate.

En ese aspecto, Mariela Castro Espín aseguró que la nueva Constitución representará un paso de avance para la comunidad gay que ella defiende y, en un emotivo momento, pidió que se vote sí por el documento en el referendo del próximo 24 de febrero y abrazó cariñosamente a su padre Raúl Castro Ruz, a quien agradeció haberla instado a pelear por esta comunidad dentro de la Revolución.

Castro Espín es la principal cara de la lucha de la comunidad gay en Cuba y batalló por la inclusión del matrimonio entre parejas del mismo sexo en el texto de la nueva Constitución, aunque tuvo que conformarse con un camino medio.

La propuesta original, a través del polémico artículo 68, fue rechazada ampliamente por el pueblo en el proceso de consulta que se realizó en el país, lo que forzó a las autoridades a buscar un camino medio.

“Démosle el sí a la Constitución”, dijo Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), al intervenir en la segunda jornada de trabajo de la sesión de cierre de año de la ANPP.

Afirmó que, contrario a las malinterpretaciones que han circulado por las redes sociales en los últimos días, el actual texto mantiene su vocación de inclusión, en total sintonía con los principios de igualdad y no discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.

“La referencia constitucional al matrimonio está ahora en un capítulo novedoso, en el cual se abordan las familias en toda su diversidad”, aseguró la diputada y defensora de los derechos LGTBI. Señaló que, respecto a los sujetos del matrimonio, se utiliza el concepto de cónyuges, construcción jurídica que hace alusión a las personas que han formalizado el vínculo matrimonial y que en modo alguno niega la posibilidad de que ciudadanos del mismo sexo puedan casarse.

Castro Espín aclaró que no hay retrocesos, la esencia se mantiene, e incluso la letra actual trasciende la propuesta anterior.

Al acabar sus palabras, la diputada, hija del primer secretario Raúl Castro Ruz y de la fenecida dirigente revolucionaria Vilma Espín Guillois, le dedicó varias palabras emotivas a su padre, quien dirigió la comisión que escribió el texto constitucional.

“Quiero felicitar a un educador muy especial en mi vida, gracias por su ejemplo como padre y revolucionario”, dijo Castro Espín al finalizar su intervención en el Parlamento.

“A Raúl, el padre que me enseñó a amar la Revolución sin abandonar a la familia y a amar a la familia sin abandonar la Revolución... Pido como diputada de esta Asamblea que me permitan abrazarlo”, dijo ante la sorpresa de todos.

Y así lo hizo, se puso de pie y le dio un emotivo abrazo a su padre mientras el plenario aplaudía de pie.

Castro Ruz le susurró algo al oído a su hija y ella al regresar a su puesto dijo que él le pidió que recordara también a su madre, Vilma Espín Guillois, diputada que introdujo en el Parlamento cubano la lucha por la familia y la inclusión social sin discriminación.

Mariela Castro Espín agradeció a su padre y su madre por motivarla a defender causas como la de los gays, lo que provocó que su padre comenzara a llorar en medio de los aplausos de los diputados.

Ese gesto despejó muchas dudas, pues los pasados meses el ambiente de tensión por el matrimonio gay enfrentó a Castro Espín a un sistema que está encabezado por su padre y que no dio paso al sueño de dicha comunidad de dar rango constitucional al matrimonio libre de perspectivas de género.

Ese no fue el único punto polémico. Los cubanos tampoco lograron que se incluyera una disposición para votar directamente por su presidente. A pesar de que esa propuesta fue de las más defendidas en el proceso popular, no se le dio paso.

Homero Acosta defendió la determinación, al señalar que procesos “presuntamente democráticos”, como el colegio electoral en Estados Unidos, la selección de los primeros ministros en los sistemas parlamentarios o las monarquías que heredan sus coronas, son comunes en todo el mundo y no son objeto de críticas, como pasa con el sistema cubano.

“Por qué quieren imponernos un modo de elección, si el nuestro es democrático”, sostuvo Acosta al defender la mecánica de elección presidencial en Cuba, donde el jefe del gobierno es elegido por los integrantes de la ANPP, producto de la recomendación de una comisión evaluadora convocada a esos fines.

El proyecto es uno amplio y complejo. Los detalles se conocerán tan pronto la versión votada por la ANPP se haga pública, mientras queda abierto un debate al cual no se le puso punto final, el del matrimonio gay.  

“Esta sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular termina con una gran noticia, la aprobación de la Constitución que se someterá a referendo. Todas y cada una de las intervenciones del pueblo enriqueció su contenido. El análisis popular no sólo puso de manifiesto la necesidad de perfeccionarla, sino que aportó nuevos elementos para el ejercicio legislativo”, dijo el presidente Miguel Díaz-Canel.

“La ley reafirma el rumbo socialista de la Revolución y permite encauzar el trabajo hacia el perfeccionamiento continuo de la sociedad. Reafirma una mayor inclusión, de justicia e igualdad social y más participación del pueblo. Este proceso es una genuina demostración del ejercicio de poder por el pueblo y, por tanto, del carácter democrático de nuestro sistema político. El consenso de los temas que definen la vida de la nación se construye con el consenso de todos. Habría que decirles a los detractores que se arriesguen a hacer un proceso similar en sus países”, agregó.

El mandatario expresó en su discurso de cierre de los trabajos de la ANPP que “acudiremos a las urnas a apoyar la Constitución como expresión de firmeza y de lealtad a Fidel. Diremos sí a la Revolución y al Socialismo, por el compromiso con los héroes y mártires de la Patria”.

Añadió que el 24 de febrero, cuando se realice el referendo para aprobar la Constitución, Cuba estará tocando un punto culminante de los 150 años de nuestras luchas por la independencia y de los 60 años de la Revolución. Diremos sí y venceremos de nuevo, porque somos Cuba. Felicidades por el fin de año a nuestro pueblo”.


💬Ver 0 comentarios