Las parrandas de Remedio son una de las tradiciones de este tipo más reconocidas. (Suministrada / Cubadebate) (semisquare-x3)
Las parrandas de Remedio son una de las tradiciones de este tipo más reconocidas. (Suministrada / Cubadebate)

La Habana - La colorida fiesta popular conocida como Las Parrandas, celebradas en la región central de Cuba, se incluyó en la exigente lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, durante la reunión del Comité Intergubernamental de la Unesco que sesiona hasta el 1 de diciembre en Port Louis, capital de Islas Mauricio. 

La Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura destacó “el engalanamiento de monumentos y la creación de réplicas, así como de carrozas, son una asombrosa demostración de la imaginación y creatividad que poseen los grupos de parranderos para reinterpretar y recrear sucesos e historias mediante imágenes, luces y colores”.

Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural cubano, señaló su “especial emoción” por el hecho y añadió que “estas festividades promueven la identidad cultural de los pueblos de la región central de Cuba”.

Además, quiso “reconocer en especial a los portadores y comunidades de las 18 parrandas que integran este registro”, celebradas durante varias fechas al año en las provincias de Sancti Spíritus, Villa Clara y Ciego de Ávila. 

Una fiesta de fuego y luces

Las Parrandas surgieron en 1820, en Remedios, pequeño pueblo de la provincia central de Villa Clara, que mantiene la más famosa de todas y se celebra en la Nochebuena. Aunque tuvo su origen en la religión católica, se han convertido en una festividad secular llena de emociones fuertes y grandes andanadas de fuegos artificiales, donde no han faltado ocasionalmente los peligrosos accidentes, entre ellos varios lesionados con quemaduras el año pasado en Remedios. 

Para financiar la Parranda hay un complejo esquema económico que incluye asignaciones del gobierno local, donaciones de ciudadanos y la gestión de las directivas barriales.

Los pobladores de cada ciudad se dividen en dos bandos y durante todo el año construyen en secreto enormes estructuras llamadas “trabajos de plaza” de madera, cartón y telas, a las que le insertan lámparas y bombillos para lograr fastuosos juegos de luces.  

Otros elementos presentes son la fabricación de carrozas, vestimentas carnavalescas y réplicas de monumentos famosos, composición de canciones alegóricas y elementos decorativos como faroles, estandartes y emblemas con los símbolos de cada barrio competidor.

“Los conocimientos tradicionales vinculados a este elemento del patrimonio cultural se combinan constantemente con técnicas modernas, por eso Las Parrandas son siempre un evento tradicional y contemporáneo a la vez”, concluyó la Unesco.

La lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidadincluye en la actualidad 399 tradiciones y conocimientos protegidos por este organismo, y 52 elementos más cuya supervivencia se considera amenazada, a los se sumarán los evaluados ahora en Mauricio.

Con esta designación, la “Mayor de las Antillas” añade otra expresión cultural a la lista, donde ya estaban los géneros musicales de la rumba y el punto cubano. Pertenecer a ella contribuye a viabilizar proyectos de salvaguardia y fomento en sus países, algo muy esperado por los parranderos cubanos debido al alto costo económico que implica organizar alguna de estas festividades.



💬Ver 0 comentarios