El jefe negociador del gobierno colombiano, Gustavo Bell (izq.), estrecha la mano del comandante del ELN Israel Ramírez Pineda (der.), alias Pablo Beltrán. (EFE / Ernesto Mastrascusa) (horizontal-x3)
El jefe negociador del gobierno colombiano, Gustavo Bell (izq.), estrecha la mano del comandante del ELN Israel Ramírez Pineda (der.), alias Pablo Beltrán. (EFE / Ernesto Mastrascusa)

La Habana, Cuba - La máxima dirigencia de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) espera que el nuevo gobierno que se instalará en Colombia el próximo 7 de agosto esté dispuesto a continuar las negociaciones para el proceso de paz, que se han mantenido los últimos meses en La Habana y que iniciaron el año pasado en Ecuador. 

El comandante Pablo Beltrán, jefe de la delegación negociadora del ELN, se mostró optimista con que se abra un séptimo ciclo de conversaciones, luego de la toma de posesión, el 7 de agosto próximo, del presidente Iván Duque, quien postula una teoría de extrema derecha y está opuesto a como se llevaron los diálogos de paz por el presidente saliente, Juan Manuel Santos, quien ganó el premio Nobel de la Paz por su acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). 

Beltrán dijo que espera que una vez sea investido el nuevo mandatario, haya respuestas en relación con la mesa de diálogos que el miércoles cerró su sexto ciclo, el último desarrollado con los integrantes del equipo de negociadores nombbrado por Santos. 

En conferencia de prensa celebrada en la sede del Centro de Prensa Internacional de La Habana, Beltrán aseguró que ahora “lo importante es que el Gobierno entrante nombre a su delegación” y “coloque sus términos sobre la Mesa”, los cuales aseguró que serán escuchados. 

A su llamado a proseguir la búsqueda de una salida política al conflicto armado en Colombia, Beltrán añadió que resulta paradójico “se haya incrementado el asesinato de líderes sociales, defensores de Derechos Humanos, ambientalistas y activistas de izquierda” en esa nación suramericana.

Anunció que el viernes, en Bogotá, se efectuará un encuentro de un grupo a favor de la paz, que entre sus pronunciamientos tendrán que se dé curso al acuerdo firmado con las y prosiga la mesa de conversaciones con el ELN bajo el lema “paz completa”. 

Otro de los integrantes del equipo negociador de la insurgencia, el comandante Aureliano Carbonell, destacó los “avances significativos” del proceso de paz, que se inició con acercamientos desde hace seis años e instaló su fase pública en el 2017.

El dirigente guerrillero dijo tener “confianza en que haya sensatez”, y aseguró que el ELN tiene “la disposición plena de continuar el proceso”, que busca poner punto final al prolongado conflicto armado y un camino hacia la transformación del país.

Las delegaciones de la insurgencia y el Gobierno concluyeron el miércoles su sexto ciclo de pláticas sin acuerdos completos sobre cese el fuego bilateral ni y el diseño de un proceso de participación de la sociedad en las negociaciones de paz.

Pese a la no concreción de tales puntos de la agenda, abundaron que se “avanzó significativamente” en el silenciamiento de las armas, cuestión en la que se logró un pacto con el Gobierno de Santos, entre octubre de 2017 y enero de 2018, un hito en la historia del ELN.


💬Ver 0 comentarios