(semisquare-x3)
El presidente del gobierno español Pedro Sánchez, a la izquierda con su esposa María, y el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, a la derecha, con su esposa Lis Cuesta, realizan una visita por La Habana, Cuba. (AP)

La Habana, Cuba.- Solucionar el problema de los impagos a las empresas españolas que trabajan en Cuba centró el foro empresarial que se celebró el viernes en La Habana, con la presencia del jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

Sanchez trasladó a las más de 250 empresas que están asentadas en la isla el compromiso de "una respuesta pronta" de pago que le trasladó Díaz-Canel mientras ambos estuvieron reunidos a puerta cerrada en la tarde del jueves en el Palacio de la Revolución.

La cifra de impagos está valorada entorno a los 300 millones de euros, unos 340 millones de dólares, y según La Habana se debe a los problemas de liquidez que vive la economía cubana, por la crisis del aliado venezolano que redujo a la mitad el envío de crudo a la isla y por el aumento de las sanciones estadounidenses a las estratégicas empresas turísticas cubanas, acusadas de estar en manos de los militares de la isla.

Sánchez señaló que la normalización política, él es el primer presidente español que visita Cuba en 32 años, es un paso importante para el relanzamiento de las relaciones comerciales bilaterales.

Entre septiembre de 2017 y agosto de 2018 las exportaciones españolas a Cuba alcanzaron más de 900 millones de euros, lo que significa un incremento del 5.7 por ciento en términos internanuales, y por esa senda se quiere continuar.

España es el tercer socio comercial de la isla, tan solo superado por países aliados políticos como China y Venezuela, que tienen acuerdos preferenciales con La Habana mientras que Madrid tiene una fuerte presencia en la isla, especialmente en el sector turístico, donde las empresas españolas controlan el 90 por ciento de los hoteles de categoría cinco estrellas.

Precisamente el foro empresarial se realizó en el Gran Hotel Packard, de la cadena Iberostar, recientemente inaugurado por Díaz-Canel y que la semana pasada fue incluido por el Departamento de Estado en la lista de empresas prohibidas para comerciar las compañías estadounidenses.

Durante la reunión, el vicepresidente cubano Ricardo Cabrisas reconoció las “limitaciones (de Cuba) en sus recursos financieros y disponibilidad de divisas” pero aseguró a los empresarios españoles que Cuba “liquidará estos adeudos”.

La Asociación de Empresarios Españoles en Cuba, es la única organización gremial de su tipo autorizada en la isla por las autoridades cubanas, agrupa a más de 250 empresas, especialmente de pequeño y mediano tamaño que están presentes en casi todos los sectores económicos de la isla.


💬Ver 0 comentarios