Mariela Castro Espín mientras abraza a Raúl Castro Ruz. (Suministrada/Cubadebate) (horizontal-x3)
Mariela Castro Espín mientras abraza a Raúl Castro Ruz. (Suministrada/Cubadebate)

La Habana, Cuba - Mariela Castro Espín aseguró hoy que la nueva Constitución del país representará un paso de avance para la comunidad gay que ella defiende y, en un emotivo momento, pidió que se vote sí por el documento en el referendo del próximo 24 de febrero, mientras abrazó cariñosamente a su padre Raúl Castro Ruz, a quien agradeció haberla instado a pelear por esta comunidad dentro de la Revolución.

Castro Espín es la principal cara de la lucha de la comunidad gay en Cuba y batalló por la inclusión del matrimonio entre parejas del mismo sexo en el texto de la nueva Constitución.

La propuesta original, a través del polémico artículo 68, fue descartada en el proceso de consulta popular que se realizó en el país entre agosto y noviembre pasado, para ser sustituido por un lenguaje que no establece género y autoriza las uniones de hecho, pero que deja a un referendo futuro la definición final de lo que es el matrimonio.

Démosle el sí a la Constitución”, dijo Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), al intervenir en la segunda jornada de trabajo de la sesión de cierre de año de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

Afirmó que, contrario a las malinterpretaciones que han circulado por las redes sociales en los últimos días, el actual texto mantiene su vocación de inclusión, en total sintonía con los principios de igualdad y no discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.

La referencia constitucional al matrimonio está ahora en un capítulo novedoso, en el cual se abordan las familias en toda su diversidad”, aseguró la diputada y defensora de los derechos LGTBI. Señaló que, respecto a los sujetos del matrimonio, se utiliza el concepto de cónyuges, construcción jurídica que hace alusión a las personas que han formalizado el vínculo matrimonial y que en modo alguno niega la posibilidad de que ciudadanos del mismo sexo puedan casarse.

Castro Espín aclaró que no hay retrocesos, la esencia se mantiene, e incluso la letra actual trasciende la propuesta anterior. Explicó que, una vez efectuado el referendo, tienen que concentrarse en la formulación del Código de Familia, cuya modificación debe expresar y garantizar el matrimonio tal cual se ha concebido constitucionalmente, como una institución plural, inclusiva, a la que todas las personas puedan acceder sin distinción. Llamó a confiar en que el carácter educativo y transformador del Derecho hará prevalecer la justicia en las leyes que se deriven de la Carta Magna.

Al acabar sus palabras, la diputada, hija del primer secretario Raúl Castro Ruz y de la fenecida dirigente revolucionaria Vilma Espín Guillois, le dedicó varias palabras emotivas a su padre, quien dirigió la comisión que escribió el texto constitucional.

Quiero felicitar a un educador muy especial en mi vida, gracias por su ejemplo como padre y revolucionario”, dijo Castro Espín al finalizar su intervención en el Parlamento.

“A Raúl, el padre que me enseñó a amar la Revolución sin abandonar a la familia y a amar a la familia sin abandonar la Revolución... Pido como diputada de esta Asamblea que me permitan abrazarlo”, dijo ante la sorpresa de todos.

Y así lo hizo, se puso de pie y le dio un emotivo abrazo a su padre mientras el plenario aplaudía de pie.

Castro Ruz le susurró algo al oído a su hija y ella al regresar a su puesto dijo que él le pidió que recordara también a su madre, Vilma Espín Guillois, diputada que introdujo en el Parlamento cubano la lucha por la familia y la inclusión social sin discriminación.

Mariela Castro Espín agradeció a su padre y su madre por motivarla a defender causas como la de los gays, lo que provocó que su padre comenzara a llorar en medio de los aplausos de los diputados.

Ese gesto despejó muchas dudas, pues los pasados meses el ambiente de tensión por el matrimonio gay enfrentó a Castro Espín a un sistema que está encabezado por su padre y que no dio paso al sueño de dicha comunidad de dar rango constitucional al matrimonio libre de perspectivas de género.

La ANPP continúa esta tarde otras larga sesión de discusión sobre la nueva Constitución, la cual será votada para refrendación por el pueblo el próximo 24 de febrero.  

Luis Ángel Adán Roble, como diputado y LGTBI, expresó su concordancia con el actual proyecto, pues a su juicio utiliza términos neutros y sin marcas de género, respaldando así la visión de Castro Espín y tratando de caldear los ánimos de una comunidad que en general siente que hubo un retroceso del texto original al actual.

No hay bandos ganadores ni perdedores, porque el único que gana es el pueblo”, dijo, a la vez que ratificó que “sólo se busca que las familias salgan favorecidas y fortalecidas, cualquiera sea su organización”.

El joven parlamentario instó también a votar sí por la Carta Magna, y expresó que esta Revolución siempre contó y contará con la participación y compromiso de muchas personas sexo- género diverso.


💬Ver 0 comentarios