(semisquare-x3)
El ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez Parrilla. (Agencia EFE)

La Habana, Cuba - El gobierno cubano denunció hoy que Estados Unidos planea una maniobra para sabotear la próxima votación contra el bloqueo o embargo económico que se dará a finales de mes en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y lamentó que la política estadounidense continúe en la ruta de la confrontación.

En una conferencia de prensa convocada hoy por el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, la fuerte retórica bilateral que caracteriza a las relaciones entre ambos países prosiguió su escalada.

“Lamentamos que el Gobierno de Estados Unidos avance en un curso de confrontación contra nuestro país. Nuestra respuesta será la firmeza de principios, la intransigencia en la defensa de la soberanía nacional, como en estos 60 años de Revolución”, expresó el canciller cubano en la rueda de prensa con la prensa extranjera acreditada en La Habana.

Rodríguez Parrilla denunció que Estados Unidos circuló en la ONU un documento con propuestas de enmiendas al proyecto de resolución contra el bloqueo que se llevará a votación el próximo miércoles, 31 de octubre.

El texto propone ocho modificaciones, centradas esencialmente en asuntos relacionados a los vínculos de Cuba con los llamados “Objetivos de Desarrollo de la Agenda de la ONU hasta 2030” y temas de derechos humanos.

Añadió Estados Unidos ha iniciado una campaña para buscar cambiar el patrón de la votación contra el embargo en la ONU, la cual ha sido apabullante a favor de Cuba. El año pasado, por ejemplo, sólo Estados Unidos e Israel votaron en contra. Un año antes, bajo la administración de Barack Obama, que mantuvo una política de acercamiento a la isla, ambos países optaron por abstenerse y el resto votó a favor de Cuba.

Según el gobierno cubano, el documento tiene el objetivo de presionar a los países para que modifiquen su decisión de votar contra el bloqueo, “un instrumento hipócrita  y desvergonzado que viola los derechos humanos del pueblo cubano”, a la luz de Rodríguez Parrilla.

“Esta maniobra está dirigida a justificar el bloqueo mediante falsos pretextos en materia de derechos humanos, utiliza una retórica hostil y muestra el compromiso del gobierno norteamericano con sectores minoritarios que tienen una mentalidad anacrónica”, dijo el jefe de la diplomacia de Cuba.

“Hay un evidente empeño, desde los anuncios de una supuesta nueva política que en realidad es el retorno a los años de la Guerra Fría, de revertir los progresos y endurecer el bloqueo, lo que provoca un lamentable retroceso en las relaciones entre ambos países”, agregó.

Rodríguez Parrilla se refirió a un incidente ocurrido la semana pasada, cuando la delegación de Estados Unidos en la ONU convocó a una sesión para lanzar una campaña contra Cuba en el tema de derechos humanos.

La delegación cubana respondió la iniciativa con una sonora protesta que incluyó golpes en las mesas de la sala, pues entendían que se violentaban los principios de la ONU con la convocatoria unilateral de un evento en la sede del organismo contra un país miembro.

“En Naciones Unidas suelen darse situaciones muy diversas... Hay escenas famosas en que delegaciones reclamaron hacer el uso de la palabra utilizando alguna manera de llamar la atención del presidente, incluso golpeando en la mesa”, dijo el veterano diplomático, quien afirmó no estar de acuerdo con la calificación de “conducta inadecuada” que Estados Unidos ha asignado a la delegación cubana.

“Aquí lo que es grosero, maleducado, impertinente e infantil, es pretender confundir a la gente con farsa publicitaria de ese tipo… Lo que es inaceptable es pretender usar ese salón para actuar como fiscales de una manera que Naciones Unidas no admite… Lo que debo decir es que es deber y obligación de todo diplomático defender y respetar las normas y la verdad, impedir que se violen los procedimientos, que se ataque a Estados soberanos”, indicó.

“Es profundamente inaceptable que un evento organizado con toda predeterminación y oculto para Cuba, con violación de todos los procedimientos, se niegue el uso de la palabra a mi país”, añadió.

Rodríguez Parrilla reiteró que Cuba está dispuesta a debatir con Estados Unidos sobre temas de derechos humanos, pero desde el respeto mutuo y sin concesiones de soberanía e independencia.

La batalla dialéctica entre estos dos vecinos continúa a la luz de lo que será un encuentro cuerpo a cuerpo la semana próxima en la ONU. Sólo queda escoger un palco y sentarse a observar, pues la votación sobre el bloqueo de este año promete todo tipo de emociones, ya que con estos truenos, se deben esperar enormes tempestades.


💬Ver 0 comentarios