Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Conocido como “El Chévere de la Salsa”, Delgado es también un promotor cultural que ha tendido puentes entre ambas islas, actuando con Gilberto Santa Rosa, Tony Vega, La India, y la Sonora Ponceña, entre otros músicos boricuas. (GFR Media) (vertical-x1)
Conocido como “El Chévere de la Salsa”, Delgado es también un promotor cultural que ha tendido puentes entre ambas islas, actuando con Gilberto Santa Rosa, Tony Vega, La India, y la Sonora Ponceña, entre otros músicos boricuas. (GFR Media)

La Habana, Cuba - El salsero y compositor cubano Isaac Delgado es una de esas personas que, podría decirse, cuenta con personalidad dual. Si hablamos estrictamente de la música, es un ciudadano de la rumba y de la salsa, pero si se trata de geografía, Cuba es su patria natal, pero Puerto Rico lo es por adopción y afecto.

“Nos parecemos mucho, somos países unidos por la cultura”, dijo Delgado a El Nuevo Día al hablar sobre su cercana relación con Puerto Rico.

Conocido como “El Chévere de la Salsa”, Delgado es también un promotor cultural que ha tendido puentes entre ambas islas, actuando con Gilberto Santa Rosa, Tony Vega, La India, y la Sonora Ponceña, entre otros músicos boricuas.

De su mano llegaron a Cuba, hace años, Ismael Miranda y Cheo Feliciano –por quien siente una profunda devoción– para participar en un festival que él dirigía dedicado a otro de sus dioses: el cubano Benny Moré (1919-1963), el “Bárbaro del Ritmo”, quien para Delgado es el “número uno para siempre en esta música”.

Ahora, Delgado volvió a colocarse al frente de un gran evento cultural. Por estos días en su agenda no hay espacio para mucho más que pulir los detalles del festival “Varadero Josone Jazz & Son”, que ocurrirá en el principal balneario de Cuba entre los días 12 y 15 de julio, y donde se espera como una de las grandes actuaciones la del puertorriqueño Santa Rosa. 

El boricua se presentará al público cubano, por primera vez en vivo, el 14 de julio como parte de un cartel de estrellas de la música que brillan en géneros como el son, la timba, el pop y el jazz, entre ellos José Alberto “El Canario”, Álvaro Torres, el Septeto Santiaguero, Ernán López-Nussa, Gente de Zona, Nicholas Payton y Horacio “El Negro” Hernández. 

Luego Santa Rosa viajará a La Habana para dar un concierto el día 16.

“Me enorgullece que el ‘Caballero de la Salsa’ haya aceptado mi invitación, y lo primero que pidió fue la posibilidad de hacer un espectáculo gratuito para la gente de Cuba, donde él es un referente. En el malecón habanero, regalará el show con el cual está girando para celebrar sus cuarenta años de carrera. ¿Se puede pedir más?”, afirmó Delgado. 

Para fundar el festival Varadero Josone Jazz & Son, “El Chévere de la Salsa” aprovechó la movida que mantiene a varios artistas internacionales camino a Cuba, deseando conocer a un público fiel que los ha visto siempredesde lejos.  

“Sé que muchos grandes, desde el pop hasta el son, quieren pasar porque este país ha sido fuente de inspiración para ellos, de una forma u otra. Quieren trabajarle al público cubano, que es distinto y muy exigente. Estamos en el momento preciso para que venga todo el que tenga ganas de tocar aquí”, sostuvo.

Con el próximo festival, Delgado pretende colocar a Varadero en las agendas del turismo cultural, más allá de su tradicional atractivo como principal destino de sol y playa en Cuba. También quiere promocionar lo mejor de la rumba, “el género de la música popular cubana que realmente ha tenido transformación. Si le das cariño, y lo pones donde bailan los jóvenes, va a tener éxito, porque se alimenta de lo más popular, es el alma de la música bailable”. 

Agregó que “aspiramos hacer un festival ameno, donde el público esté cuatro días cautivo en un lugar hermoso, de gran valor natural, y que pueda conocer y disfrutar las diferentes raíces de la música cubana y caribeña, además de otras manifestaciones de la cultura”.

Sobre su obra musical, afirmó que tiene repertorio para grabar dos discos, “uno de homenaje, bien bonito, a una gran figura de la música latina” y el otro con temas inéditos. Por lo pronto se mantiene haciendo featurings con intérpretes de otros géneros, entre ellos los reguetoneros cubanos Divan y Chacal, con quien prepara un tema salsero y uno de influencias más electrónicas. 

Siempre procura estar al tanto de los artistas de Puerto Rico. Es un lugar entrañable para el artista, y no solo porque haya vivido dos años en Isla Verde, durante el período (2006-2014) en el cual residió entre Miami, Tampa y San Juan. Antes ya había aprendido a amar a los músicos y los bailadores boricuas. 

“La gente no tiene idea lo que significa para un artista vivir la experiencia puertorriqueña. Los boricuas son salseros de verdad, sus raíces las defienden a morir, donde quiera que estén”, dice, y recuerda que con el tiempo se sintió prácticamente puertorriqueño, “como isleño al fin”. 

Según él, cuando llegó al nuevo mercado tuvo algo de resistencia, “pero recibí la suerte de trabajar con uno de los más importantes arreglistas que he conocido, José Lugo, quien dirigía mi orquesta. Su muerte en el 2016 ha sido una pérdida irreparable para la música popular”.

Reconoció que en el sur, “donde está la Sonora Ponceña del maestro Papo Lucca, hay muy buenos soneros. Con ellos aprendí de la historia paralela que se vivió en Puerto Rico con la música cubana”. 

Delgado, autor de una veintena de discos en solitario, no olvida que “la experiencia boricua, desde la plena, la rumba y la salsa, me llenó de música y satisfacción”.


💬Ver 0 comentarios