La cienfueguera María Emilia Quesada Blanco siempre dijo que el secreto de su larga vida era su fe religiosa (horizontal-x3)
La cienfueguera María Emilia Quesada Blanco siempre dijo que el secreto de su larga vida era su fe religiosa. (captura / @idaniacubana)

Cienfuegos, Cuba - La cubana más longeva y reconocida como una de las personas más ancianas del mundo, la cienfueguera María Emilia Quesada Blanco, falleció en esta ciudad  a los 117 años y será sepultada hoy en el cementerio de su comunidad.

Según el sitio digital del Cinco de Septiembre, que atiende la zona de la provincia central de Cienfuegos, María Emilia no presentaba síntomas de alguna enfermedad, pero perdió lentamente sus capacidades físicas, aunque no su lucidez.

El semanario impreso dijo en su página online que la anciana se “fue lentamente, rodeada del cariño y cuidados que le profesaran los múltiples sobrinos, con los que convivió las últimas décadas de su larga vida”. 

Nacida el cinco de enero de 1901, María Emilia mantenía el buen humor  y hábitos alimentarios que estableció en su larga y saludable existencia, sostiene el medio cubano.

La anciana siempre dijo que el secreto de su larga vida era su fe religiosa, porque siempre oraba por la paz, la tranquilidad, la solidaridad y el fin de las guerras.

En marzo de 2017 la enciclopedia digital Wikipedia actualizó la lista de centenarios en el mundo y la citó entre los cuatro más longevos, tras Emma Morano, de Italia; Violet Brown, de Jamaica, y Nabi Tajima, de Japón.


💬Ver 0 comentarios