E;l presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, espera que su programa de inversión extranjera comience a rendir frutos para el 2019. (AP) (semisquare-x3)
E;l presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, espera que su programa de inversión extranjera comience a rendir frutos para el 2019. (AP)

La Habana, Cuba - La economía cubana cerrará nuevamente por debajo de las proyecciones gubernamentales, aunque registrará un ligero crecimiento, el cual el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, calificó como “discreto, pero meritorio”.

La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) inició hoy los trabajos en comisiones correspondientes a la sesión ordinaria de fin de año, la cual cerrará el próximo viernes con una reunión del pleno del organismo, máximo ente legislativo del país, que considerará el proyecto de nueva Constitución.

Como parte de la agenda, la Comisión de Asuntos Económicos de la ANPP realizó una reunión en la cual el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil, indicó que se espera un crecimiento de 1.0 por ciento en el 2018, 1.0 por ciento por debajo de los estimados oficiales, que localizaban el alza en un 2.0 por ciento.

Por segundo año seguido, la economía cubana se quedará por debajo del crecimiento proyectado, luego de que en el 2016 lograra alcanzar terreno positivo y quebrar una recesión de varios años.

Gil sostuvo que el 2018 fue “bien difícil” y citó entre las causas al recrudecimiento del embargo de Estados Unidos por parte de Donald Trump, el impacto del huracán Irma -a finales del 2017- en sectores clave de la economía, así como la estrechez de liquidez que manifestó el país por reducciones en ingresos de divisas.

Precisó que “ni en 2018 ni en 2019 decrece la economía cubana, y el diseño del plan demuestra que tenemos posibilidades de crecer, ajustándonos a nuestros propios recursos, sin incrementar las deudas”. 

“Por ello además de concebir un plan realista, al cual solo irán aquellos propósitos que se pueden respaldar y aporten al desarrollo y crecimiento económicos, se pretende asegurar un proceso inversionista eficiente, capaz con sus rendimientos o resultados de cubrir los financiamientos otorgados y que apoye los programas priorizados”, afirmó.

El ministro expresó que a pesar de la tensa situación financiera, Cuba evitará seguir creciendo sus niveles de endeudamiento, de modo que no empeñe importantes recursos al pago de la deuda externa.

“Se asignarán los recursos en función de las prioridades, y se establecen los límites para el endeudamiento, lo cual significa que sólo se pedirán financiamientos externos que podamos pagar en el tiempo establecido”, señaló.

El presidente Díaz-Canel, preocupado por el rendimiento de la economía desde que llegó al poder en abril pasado, participó de los trabajos de la comisión y calificó el comportamiento durante 2018 como “discreto”,  aunque “meritorio” debido al contexto en que se logró.

“No es el esperado, ni impacta en la población como se desea, pero se cumplió gracias a medidas que se adoptaron en el segundo semestre del año”, precisó al intervenir ante la Comisión.

“El cumplimiento del Plan tuvo un grupo de insuficiencias que tienen que ver con la complejidad de la situación económica del país, la cual pasa por problemas estructurales y de funcionamiento acumulados, y que debemos resolver, así como con insuficiencias en el accionar”, destacó Díaz-Canel, quien resaltó que influyó, además, “el recrudecimiento del bloqueo, sobre todo con la persecución financiera de Estados Unidos, que le pone presiones y multas a los bancos... Varias de las cuentas por cobrar por exportaciones que tiene la Isla, son precisamente con naciones donde no existen bancos que quieran efectuar operaciones con Cuba”.

La discusión de los temas económicos se da en un contexto muy complejo para el gobierno cubano, que lucha el desabastecimiento de productos de la canasta básica para la población, así como otros de alto consumo popular.

En la actualidad, es casi imposible comprar pan en el país, pues dos de los principales molinos de harina estaban fuera de servicio y un barco con esa carga no acababa de atracar. Igualmente, se hace muy complicado encontrar huevos, parte fundamental de la dieta cubana, y la cerveza nacional “está perdida” hace meses.

“El pan, los huevos y la cerveza Cristal se fueron con el 3G”, es el chiste más común en las calles cubanas, al hacer referencia a que desde que llegaron los datos móviles al país, se han perdido esos importantes productos.

El problema estriba en que los niveles de endeudamiento crecen y sus suplidores han comenzado a requerir que se les pague antes de seguir acumulando deuda, lo cual ha colocado al gobierno en una posición compleja, pues el reclamo se da en medio de una ausencia de divisas marcada.

Para el 2019, Díaz-Canel espera que su programa de inversión extranjera comience a rendir frutos y atraer divisas frescas que coloquen a la economía en una mejor posición.

Las proyeccciones indican, igualmente, que debe surgir un crecimiento en el sector no estatal. Los pronósticos económicos para 2019 avizoran que las formas de gestión no gubernamental pueden significar hasta el 13 por ciento de los ingresos totales del presupuesto del Estado, lo que representa un crecimiento de 16 por ciento respecto al 2018.

Los datos económicos finales se darán ante el pleno de la ANPP a finales de la semana, casi al unísono con el anuncio de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), que el jueves hará público su informe de cierre para el 2018 y las proyecciones para el 2019.

La Cepal había estimado un crecimiento cercano al 1.0 por ciento para la economía cubana este año, contraro a las estimaciones cubanas que las duplicaban.

Así que a la espera del reporte oficial y final, los truenos económicos se escuchan a los lejos para la economía cubana, aunque las autoridades apuestan a que se trate de una tormenta pasajera.


💬Ver 0 comentarios