La FCB dejó la puerta abierta al acuerdo. (EFE / Ernesto Mastrascusa) (horizontal-x3)
La FCB dejó la puerta abierta al acuerdo. (EFE / Ernesto Mastrascusa)

La Habana - La Federación Cubana de Béisbol (FCB) censuró hoy la decisión del gobierno estadounidense que prácticamente liquidó el acuerdo firmado con Major League Baseball (MLB) que permitía la firma de jugadores de Cuba para actuar en el circuito profesional estadounidense, sin tener que desertar de su país.

En una declaración escrita y leída en el noticia estelar de la televisión estatal, la FCB acusó directamente al senador cubano-americano Marco Rubio y al asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, de ser los impulsores principales de una acción tomada por el Departamento del Tesoro que declaró ilegal los pagos a la FCB.

Las presiones ejercidas por estos personajes se impusieron por el momento, aunque el acuerdo, mayoritariamente respaldado por las sociedades cubana y estadounidense, e identificado como fórmula para eliminar prácticas nefastas como el tráfico humano y sus incalculables consecuencias, está llamado a sobreponerse a la arcaica retórica utilizada por sus detractores”, dice la declaración.

“La FCB denuncia la utilización con fines políticos de argumentos insostenibles que lograron deshacer el Acuerdo, recibido en su momento con entusiasmo por nuestros atletas, técnicos y aficionados, conocedores de que abriría  las puertas a una inserción segura y ordenada en la MLB. Esta decisión del Gobierno de los Estados Unidos responde a su permanente propósito de lucrar contra la nobleza del Acuerdo, en defensa de intereses políticos, sin importarle el bienestar y la tranquilidad de la familia cubana”, agrega.

“Dejar sin efecto el Acuerdo desconoce las escenas de dolor vividas por quienes fueron víctimas de los traficantes  y asumieron riesgos estimulados por quienes ahora habrían quedado al margen de cualquier negociación con MLB. Una vez más la historia pone en evidencia quiénes son los verdaderos responsables de que nuestros atletas no puedan desempeñarse en ese circuito sin la necesidad de renunciar a su nacionalidad y correr riesgos para sus vidas”, sostiene.

La FCB dejó la puerta abierta al acuerdo y sostuvo que su compromiso de honrarlo se mantiene porque es “un instrumento imprescindible para preservar la integridad de sus atletas ante el trato humillante y discriminatorio del que han sido víctimas”.

El acuerdo para la transferencia de jugadores cubanos desde la FCB hacia el sistema de MLB recibió hoy un fuerte zarpazo desde la Casa Blanca, que lo liquidó de golpe y porrazo al sostener que violenta el embargo o bloqueo económico de Estados Unidos contra la isla.

El Departamento del Tesoro determinó que la decisión de la administración Obama de considerar a la FCB como un ente separado del gobierno cubano, la cual permitió que MLB recibiera una licencia para firmar el pacto con Cuba, será sustituida por una directriz que va en la dirección contraria.

El Tesoro sostuvo que la FCB es un ente del gobierno cubano y que para hacer pagos, MLB deberá solicitar una licencia para cada transacción, lo cual convertiría el acuerdo en inoperante, pues ese tipo de permiso toma años en lograrse. En teoría, MLB debería pedir licencias para la firma de cada pelotero, lo cual no es práctico.

No quedó claro si la nueva posición del Tesoro puede ser retroactiva y si su alcance podría afectar las operaciones de otras empresas estadounidenses en la isla.

MLB no había reaccionado oficialmente al cierre de este escrito.

La crónica de una muerte anunciada despegó esta mañana, cuando Bolton, el asesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, expresó en su cuenta de Twitter que “Cuba quiere usar a los jugadores de béisbol como peones económicos, vender sus derechos a las Grandes Ligas. El pasatiempo nacional de Estados Unidos no debe permitir el apoyo del régimen cubano a Maduro en Venezuela”.

Fue el primer zarpazo directo desde la Casa Blanca al acuerdo, el cual ha sido duramente criticado desde su anuncio en diciembre pasado por congresistas cubano-americanos, como el senador Rubio.

En horas de la tarde medios estadounidenses daban cuenta de la acción gubernamental, la cual representa otro golpe desde Washington a Cuba, que vio la semana pasada cómo se sancionaba a las empresas que llevan petróleo a la isla desde Venezuela y mira con recelo las intenciones de Estados Unidos de activar el Título III de la Ley Helms-Burton, el cual permitiría demandas en tribunales estadounidenses contra compañías extranjeras con negocios en suelo cubano.

MLB y la FCB anunciaron el pasado 19 de diciembre de 2018 la firma de un pacto para permitir la contratación de peloteros cubanos en las ligas profesionales de Estados Unidos de manera legal y consensuada, de modo que se reduzcan las posibilidades de que los jugadores isleños dejen su país demanera ilegal para probar suerte en el extranjero.

MLB se apoyó en una licencia otorgada por el gobierno estadounidense bajo Obama, pero la administración actual considera que el acuerdo enfrenta su política de presión económica contra Cuba.

El pacto no ha llegado a ponerse en operación completa, pues no ha ocurrido ninguna firma de jugadores bajo su cobija. El primer paso recién se dio la semana pasada, cuando Cuba publicó la lista de 34 peloteros menores de 25 años que están disponibles para ser contratados en Estados Unidos.

Esos mismos peloteros se suman nuevamente en la incertidumbre y la única posibilidad inmediata que tienen de llegar a la pelota rentada es huyendo de su país.


💬Ver 0 comentarios