Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El investigador en feje de la delegación cubana, Mitchell Joseph Valdés Sosa contesta preguntas al finalizar la reunión en Washington D.C. (AP / José Luis Magana)

La Habana, Cuba - El misterio de los “ataques sónicos”, un escándalo diplomático que representa la principal causa del enfriamiento de las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos, sigue lejos de resolverse, aunque ambos gobiernos han comenzado a intercambiar datos para buscar una solución al rompecabezas, a pesar de que el proceso se consuma en medio de un clima de desconfianza mutua que las autoridades cubanas tildan como “paso insuficiente, pero positivo”.


💬Ver 0 comentarios