Dos clientes de Etecsa intentan conectarse al Internet mediante sus teléfonos móviles en Cuba. (EFE / Ernesto Mastrascusa) (semisquare-x3)
Dos clientes de Etecsa intentan conectarse al Internet mediante sus teléfonos móviles en Cuba. (EFE / Ernesto Mastrascusa)

La Habana, Cuba - El primer experimento masivo para ofrecer servicio de data móvil en Cuba se ha tornado en un dolor de cabeza para la empresa estatal de telefonía, que batalla con superar importantes desafíos técnicos para cumplir con su objetivo de iniciar el servicio de Internet celular este año.

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa), monopolio estatal que controla la red digital en la isla, mantiene un proceso de pruebas para instalar en la isla el tráfico de datos en los teléfonos celulares, un servicio que la población clama a gritos, pues Cuba es el único país del hemisferio que no cuenta con esa oferta de comunicación.

El primer paso se dio el pasado 14 de agosto, cuando se realizó una primera prueba que buscaba verificar el soporte de la red en condiciones de alto tráfico. Luego, el 22 de agosto, se condujo una segunda prueba con la finalidad de analizar los canales para la inscripción y gestión del servicio.

La tercera, que inició a las 12:00 a.m. del pasado sábado y que concluirá hoy, lunes, a la medianoche, es mucho más ambiciosa que las dos anteriores, dado que por tres días los usuarios de telefonía móvil pueden acceder la red de datos de forma gratuita.

En el ejercicio, del cual han participado un millón y medio de usuarios, las cosas no han salido como Etecsa esperaba y los problemas técnicos de la red de datos se han extendido a los servicios móviles clásicos de voz y mensajería de texto, los cuales han confrontado serios problemas en su estabilidad.

Lograr conexiones para llamadas de voz se convirtió en una tarea titánica, mientras que los mensajes de texto - la forma más común de comunicación celular en Cuba, dado que su costo es mucho menor a una llamada - igualmente confrontan dificultades para llegar a los destinatarios.

Mientras, la prueba del uso de datos ha sido todo un desafío. La disponibilidad del servicio es casi nula y, cuando está en funcionamiento, sus niveles de inestabilidad son notables.

Etecsa emitió un comunicado en el cual reconoció los problemas que ha enfrentado durante la prueba de campo.

“Como parte de la puesta a punto del servicio de internet en los móviles fueron previstas pruebas donde los clientes, sin costo, podrían hacer uso del servicio y serviría a la empresa para hacer mediciones y ajustes. El 14 de agosto fue realizada una primera prueba que medía niveles de congestión de tráfico y que censaba la red en condiciones de estrés, la segunda prueba se efectuó el 22 de agosto y su propósito era probar el portal Mi Cubacel y los códigos cortos para la autogestión del servicio”, dice la nota oficial de Etecsa.

“La tercera prueba, iniciada el pasado 8 de septiembre, a diferencia de las anteriores que se planificaron para 24 horas, se diseñó para tres días con el propósito de comprobar la gestión del tráfico en diferentes estructuras de la red. El escenario de esta última prueba trajo como consecuencia dos situaciones: dificultad en la conexión y alta congestión en la voz y el dato por inestabilidad en elementos de la red, y desde su detección se ha estado trabajando en su optimización”, añadió Etecsa.

“Al cierre de esta nota había participado en el ejercicio más de un millón y medio de personas. La empresa continúa realizando acciones técnicas en función de los aspectos que provocan la fluctuación del tráfico y continuará, como se anunció, hasta el 10 de septiembre a las 11:59 p.m., para tener la posibilidad de medir los resultados de las labores que se están ejecutando. La demanda cursada durante la prueba es superior a la demanda real que existirá en el momento de apertura del servicio, no obstante, insistimos en la importancia de estos trabajos de prueba y su monitoreo, y pedimos la comprensión de los usuarios por las molestias ocasionadas con las irregularidades del servicio”, sostuvo la empresa.

El llamado a la comprensión no ha surtido mucho efecto entre los usuarios, quienes han inundado las redes sociales con críticas al debut del tan esperado servicio. El propio perfil de Etecsa en Facebook es una prueba del descontento entre los consumidores.

“Esta prueba sin costo del 8 al 10, lejos de mejorar los estados de opinión de los usuarios, más bien acrecienta el descontento popular, por lo pésimo del servicio, el cual incluso ha llegado a colapsar los servicios de voz y mensajería. Considero que cuando se hacen pruebas se deben tener las herramientas necesarias para ello y considero que Etecsa aún dista mucho para ofrecer ese servicio tan demandado con calidad, que es lo esperado por el pueblo”, escribió el usuario Mario Luis Ríos Vidal, quien se identificó como “un cliente insatisfecho”. 

La consumidora Lissy Amor Garcia señalo que “la congestión seguirá existiendo, porque el 85 por ciento de las personas que se conectaron gratis pagarán lo que ustedes pidan, sólo por tener la comunicación con la familia en casa. Y si las aplicaciones que más usa la gente son IMO, Facebook Messenger y WhatsApp para hacer llamadas en vídeo y ver las fotos de los amigos, es lo más común que por eso surja la congestión”.

Osniel Díaz González también se quejó y sostuvo que “sólo esperamos que después de la prueba que hagan, las veces que sean necesarias, tengan un resultado real, porque el usuario no va a pagar para tener un servicio inestable. Deseo, como cliente, que se tenga en cuenta eso. Hay que hacer más con menos, pero no creo que ese concepto se ajuste a los servicios que se pagan para poder usarlos. Por lo demás espero que todo salga bien y que estén claros y seguros de lo que van a brindar”.

El malestar no es para menos. En Cuba el servicio de Internet residencial es mínimo, pues sólo unos 37,000 clientes han podido registrarse en el programa Nauta Hogar, el cual pretende tener conectadas a 52,000 casas antes de que acabe el 2018. 

La mayoría de la gente se comunica mediante uno de los sobre 1,700 puntos de navegación dispersos por todo el país, los cuales incluyen zonas Wi-Fi en parques o puntos de acceso abiertos (709), así como en salas de navegación (más de 1,000).

La conexión mediante puntos de navegación resulta incómoda, sin embargo, porque requiere que las personas se muevan a los puntos para utilizar una tarjeta o cuenta prepagada para acceder al servicio, el cual cuesta cerca de $1.13 por hora.

La lógica indica que el servicio móvil es la mejor alternativa para la población. En Cuba hay activas 6.5 millones de líneas celulares, lo cual representa el 58 por ciento de la densidad telefónica del país, donde todavía hay alto consumo de líneas fijas en residencias y centros de trabajo, así como teléfonos públicos, por su bajo costo.

La población ha reclamado por años el acceso a Internet y al servicio de data móvil, a lo cual el gobierno ha respondido con lentitud por diversas razones.

La primera explicación estriba en el tema del bloqueo o embargo económico, que complica el acceso de Cuba a las redes internacionales de telecomunicaciones. La otra se sostiene en la falta de liquidez para la compra de tecnología. Mientras, un tercer obstáculo se basa en que los dividendos de los altos costos de la telefonía celular (unos 15 centavos el mensaje de texto y cerca de 40 centavos el minuto hablado) se usan para subsidiar la telefonía fija, cuyo paquete mensual básico ronda los 25 centavos por 300 minutos hablados.

El gobierno estadounidense, así como grupos opositores en la isla, sostienen que Cuba no acelera el proceso de cobertura de Internet en la isla como una estrategia de control político, lo cual las autoridades cubanas han rechazado reiteradamente.

La llegada de los datos móviles luce, sin embargo, inminente en Cuba, aunque no queda claro, por el momento, el costo de los planes de servicio. Empresas extranjeras que ofrecían planes de datos en la isla, como Digicel, cobraban $100.00 por un paquete de 400MB, costo que casi duplica el de un plan ilimitado en Estados Unidos. 

En ese escenario, el consenso generalizado es que tener Internet en el celular será un hecho en Cuba, pero lo que no queda claro, por ahora, es cuándo llegará el servicio y si la mayoría de la población podrá pagarlo. 

Mientras, el llamado oficial es de paciencia y mucha comprensión, lo que algunos en la isla parecen dispuestos a acatar.

“Se está juzgando por el resultado de una prueba gratis, donde están accediendo millones de personas, y no niego que la calidad de todos los servicios se afecta, pero seamos realistas y conscientes de que en situaciones reales no accederán esa cantidad de usuarios simultáneamente. Las pruebas de calidad y monitoreo de la red son perfectas e indispensables a la hora de evaluar cualquier red de datos, por eso se prueba en situaciones extremas, para evaluar el factor escalabilidad”, sostuvo en la página de Etecsa el usuario Lachi Jesús, quien prefiere creer que el milagro será consumado, en lugar de tener que luchar contra un imposible.


💬Ver 0 comentarios