Las Hij@s de la Bernarda, del grupo “Tojunto”, llegó a Cuba el pasado fin de semana como parte de la agenda del Mayo Teatral, organizado por la Casa de las Américas (horizontal-x3)
Las [email protected] de la Bernarda, del grupo “Tojunto”, llegó a Cuba el pasado fin de semana como parte de la agenda del Mayo Teatral, organizado por la Casa de las Américas (Foto: Abel Carmenate / Archivo Fotográfico de la Casa de las Américas)

La Habana, Cuba - Cae una puerta de madera que tiene tatuada la palabra “Silencio”, entonces suena el primer acorde de la guitarra y surge el taconeo virtuoso de la bailaora Jeanne d'Arc Casas, todo en medio de una escenografía inspirada en el Guernica de Picasso que subraya la puesta en escena de una pieza teatral puertorriqueña que pertenece a la vanguardia del arte contemporáneo.

Las [email protected] de la Bernarda, del grupo “Tojunto”, llegó a Cuba el pasado fin de semana como parte de la agenda del Mayo Teatral, organizado por la Casa de las Américas, que en esta edición se dedica a Puerto Rico. Según Vivian Martínez Tabares, directora artística del evento, el homenaje a los boricuas es un “reconocimiento del rol que ha jugado el teatro en medio de las circunstancias difíciles atravesadas por la isla hermana luego del azote del huracán María, cuyas secuelas devastadoras aún le afectan”.

La obra que trae Tojunto es una adaptación del texto de Federico García Lorca, “La casa de Bernarda Alba”. También se inspiró en “Ocho mujeres”, representación del drama lorquiano en pantomima que hiciera Gilda Navarro en 1974.

Este es un proyecto de autogestión. Fue la primera creación de danza/teatro exhibida en el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico, luego del paso del huracán María. Las personas pagaban con medicamentos, agua y comida para llevarle a los damnificados, cuando todavía no había luz”, expresó Rosa Luisa Márquez a El Nuevo Día.

“Ahora en Cuba, volvemos a compartir este grito en contra de la violencia. El autoritarismo de Bernarda es una personificación del poder en mi país, tenemos un Junta de Control Fiscal que administra, no los bienes, si no nuestros males. Hoy existe mucha persecución, regresamos a la época de las carpetas, las marchas creativas que terminan con macanazos, gases lacrimógenos. Este es nuestro un grito en contra de la represión del estado, y la violencia contra la mujer”, destacó la artista y pedagoga.

En el cuerpo de Jeanne d'Arc Casas habitan todos los personajes: “Bernarda”, su madre y sus dos hijas, y Jesús Miranda interpreta a “Pepe el Romano”, que en el texto de Lorca sólo es mencionado. La puesta debate sobre la libertad desde un concepto diferente, que integra la música, las artes visuales y la danza.

“Nos sentimos un país invisible, por eso gritamos tanto”, agregó la doctorada en la Universidad de Michigan, quien añadió que Mayo Teatral es un banquete para ver lo mejor del teatro cubano y latinoamericano, un aprendizaje.

(Foto: Abel Carmenate/Archivo Fotográfico de la Casa de las Américas)

“El teatro hay que verlo en vivo y como uno habita en una isla, este espacio debemos aprovecharlo”, destacó.

Rosa Luisa Márquez llegó por primera vez a Cuba en 1977. Por estos días también presentó el libro Teatro del oprimido (Augusto Boal, 2018), cuya edición de Casa de las Américas ella prologó. Entre su intensa agenda como parte del evento está impartir el taller Brincos y saltos. El juego como disciplina teatral.

“No concibo el teatro sin ese diálogo entre todos los lenguajes del arte. Siempre tengo música en vivo, y en esta obra fuimos más sensibles para mirar a nuestro alrededor y utilizar objetos de desecho para construir la escenografía. Creo que la humanidad crece en los contactos directos, todavía doy valor a los abrazos y esa energía es la esencia del teatro”, manifestó.

Otros bailarines de danza contemporánea se integran al performance. A través de los cuerpos se dialoga sobre opresión, invisibilidad y pasiones humanas. Antes, la música en vivo había dado la bienvenida al público que asistió al Centro Cultural Bertolt Brecht, en La Habana, y la propia directora de la obra, Rosa Luisa Márquez, acomodaba a los espectadores.

La obra, además de la excelente acogida en Puerto Rico y Cuba, recibió odas en el Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz y en el próximo mes de julio se presentará en Miami, como parte del Festival Internacional de Teatro Hispano.


💬Ver 0 comentarios