SOS by Urbander respalda a familias afectadas por el discrimen y los desastres naturales.

Orlando – Las noticias de que un huracán se acercaba a Puerto Rico le sacó un suspiro de preocupación al padre José Rodríguez, un sacerdote episcopal y líder comunitario puertorriqueño que ha encabezado esfuerzos para ayudar a las cientos de familias boricuas que tras el paso del huracán María hace dos años comenzaron a llegar a Florida Central.

Aunque el huracán Dorian se desvió lo suficiente como para no afectar directamente a Puerto Rico, Rodríguez aunó esfuerzos con la cialeña Samí Haiman-Marrero, presidenta de la organización SOS by Urbander y delinearon un plan de acción en caso de que el fenómeno atmosférico impactara a la Isla y provocara otra oleada migratoria a este estado. 

Pero también se preparan porque Dorian se enfila hacia Florida con mucha más fuerza.

Durante una reunión celebrada en la Iglesia Episcopal Jesús de Nazaret en Orlando, en donde Rodríguez es ministro, llegaron líderes de comunidades hispanas, principalmente puertorriqueñas, para alistarse ante cualquiera que fuese el escenario.

En un principio parecía como un golpe por partida doble: Puerto Rico estuvo bajo amenaza por Dorian y más tarde en la semana, le tocaría el turno a la Florida Central, el espacio que se ha convertido en el refugio de los boricuas tras un desastre, pero que está lejos de ser un paraíso.

“Aquí en Florida, las tiendas, ferreterías, hoteles y restaurantes tienen principalmente trabajadores hispanos que son los negocios que más tarde cierran cuando hay huracanes. ¡A esos hispanos no les dará tiempo a prepararse y eso me preocupa mucho!”, dijo el sacerdote.

A eso se suma el que, en caso de otra oleada de puertorriqueños, será un reto identificar albergues en un estado donde las viviendas de interés social son prácticamente inexistentes, según dijo.

“El problema de falta de vivienda asequible en Florida existía antes de María, lo que pasa es que los desplazados de María le dieron visibilidad a ese asunto”, dijo el sacerdote al aclarar que, aun con esa falta de recursos, siempre está a la expectativa de “pequeños milagros” que permiten dar la ayuda necesaria en caso de que el huracán Dorian cause otra crisis humanitaria.

Además, están en el proceso de ampliar un contingente de voluntarios que pueda dar apoyo a los boricuas en este estado, que llegaron tras María, y que sufren del trastorno de estrés postraumático, indicó Haiman-Marrero. “Con las noticias del huracán ya estamos recibiendo de los puertorriqueños desplazados que se sienten afectados por la ansiedad que esto genera”, dijo la líder comunitaria.

Abrirán un centro de acopio

No son los únicos que, aparte de mirar los boletines e informes de trayectoria del Servicios Nacional de Meteorología (SNM), han decidido hacer algo. El director de la Clínica de Asistencia Legal de la Comunidad Puertorriqueña, Anthony Suárez; su esposa, Karen Díaz de Suárez; y la comisionada del Distrito cuatro del Condado de Orange, la puertorriqueña Maribele Cordero, anunciaron hoy la creación de un centro de acopio de artículos de primera necesidad anticipando que el huracán Dorian deje damnificados en Florida, donde se estima que viven 1.2 millones de boricuas.

El centro de acopio estará en las instalaciones de la Clínica de Asistencia Legal de la Comunidad Puertorriqueña y que ubica en el 513 West Colonial en Orlando.

“Estamos esperando a ver qué ocurre en la Isla para precisar qué cosas se necesitarán. Sé que los puertorriqueños están más preparados, con agua y alimentos, pero hay que ver si hace faltan toldos, linternas, lámparas”, dijo Díaz de Suárez.

Pero en caso de que los ciudadanos deseen donar artículos, el centro de acopio estará abierto a partir de mañana jueves y todos los días entre 8:30 am a 7:00 pm.

“Cuando el huracán María, abrimos un centro y hubo cosas que se enviaron a Puerto Rico que se perdió, se quedó estancada o no llegó a las manos de quienes lo necesitaban. Por eso decidimos ahora que, enviaríamos las ayudas directamente a los alcaldes”, dijo Suárez.

Estas ayudas a los alcaldes se canalizarían a través de Isamar Correa, portavoz de Legal Clinic Services. 

“Pero si el huracán afecta a Florida, también ayudaremos a todos acá, sean o no puertorriqueños”, dijo Suárez.


💬Ver 0 comentarios