Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El chef Roberto Treviño.
El chef Roberto Treviño. (Carla D. Martínez Fernández)

Orlando – El reconocido chef Roberto Treviño, mexicano de nacimiento y boricua por adopción, está potenciando su etapa profesional como consultor gastronómico, oportunidad que la da la libertad de incursionar en diversas modalidades y tendencias de la cocina.

Para él, esto es como el actor que entre dentro del personaje de una nueva película luego de sazonarse bien en los detalles de cada libreto. De aquí que lo mismo uno lo vea abriendo un restaurante enfocado en fusiones asiáticas como fue Budatai en San Juan, El Buda latín en Orlando o inaugurando un establecimiento criollo como es la Bodeguita de Candela en Santurce, su más reciente proyecto que comparte con otros tres socios en la Isla.

“Cuando estoy trabajando en estos proyectos, siento que  entro en personaje y ¡hasta el acento me cambia! Se trata de estar en sintonía con esa película, con ese libreto que no es otra cosa que el plato y el paladar del invitado”, afirmó.

Hoy lo encontramos en un restaurante mexicano – Don Julio Mexican Kitchen- en Orlando en donde fue contratado como consultor para desarrollar un “ceviche bar” que inició operaciones hace varios días.

Allí, y casi como en estado de trance, Treviño buscaba como reinventar ese fresco plato a base de mariscos marinado en alguna salsa o limón. Para ello, en lugar de servirlo en un vaso o copa, optó por el plato, le fusionó condimentos mexicanos, y coló, como adorno, hojas de plátano o de una piña para darle también un toque caribeño.

En pocos minutos armó una ensalada de pulpo, adornada con cilantro, acompañado de aguacate y sazonada con limón, cebolla y otras hierbas. Le siguió un coctel de camarones en una salsa roja gustosa pero refrescante. Detrás, unas tostadas de pescado coronadas con pedacitos de aguacate u una salsa de chipotle ahumada.

“Aquí también mezclo lo puertorriqueño. Por ejemplo, hay un plato de ceviche que es escabeche de carrucho, pero que aquí se llamará ‘concha loca’ y sale con platanutres y también con tostones con mayoketchup. ¡Sientes que estás comiendo en un lugar en la Parada 18!”, dijo Treviño quien mantiene su residencia oficial en Puerto Rico.

“Quise quedarme a vivir en la Isla pues tengo algunos proyectos encaminándose. Orlando es chévere para crear cosas, pero me gusta vivir en Puerto Rico. La vida en la Isla es otra cosa”, expresó.

Para Florencio Rodríguez, dueño de Don Julio, la integración de Treviño a su proyecto gastronómico ha sido más que una aventura profesional. “Nos hemos hecho amigos y las cosas que hemos planificado, pues nos han salido. Soy afortunado de trabajar con alguien como él que es una figura clave en la industria”, dijo el empresario y quien tiene opera otra sucursal en Lake Mary, abrirá otra en Waterford Lakes en agosto, otro en el aeropuerto de Orlando en noviembre y el año queviene en el área de Lake Nona.

“Don Julio esun restaurante con mucha fuerza aquí en Orlando y me he entregado de lleno”, dijo Treviño, quien explicó que estará visitando frecuentemente el lugar para dar apoyo los cocineros de esta barra que ubica dentro del restaurante Don Julio y que ubica en el 551 South Chickasaw Train en Orlando.

“Esto es como un ‘sushi bar’ donde preparan tu plato al momento y delante de tus ojos, pero es ceviche, siguiendo la tradición mexicana con su perfil de sabores, pero con un acento boricua”, explicó el “Iron Chef”.

Y claro, Don Julio no sólo es diferente porque es el único restaurante de su tipo en Orlando que tiene un “ceviche bar”, sino porque su fanaticada puertorriqueña ha hecho que la música de mariachis alterne de vez en cuando con alguna entrega de la Sonora Ponceña o el Gran Combo.

“Aquí vienes un viernes y parece que estás en Puerto Rico. Este restaurante tiene una relación bien marcada con los boricuas”, explicó Treviño.

“Y para Puerto Rico vienen más cosas, pero shhhhh,…es un secreto”, dijo.