(semisquare-x3)
La maestra puertorriqueña Johanna López se convirtió en la primera hispana en integrar la junta del Sistema de Escuelas del condado de Orange. (GFR Media)

Orlando - Aunque no se materializó el esfuerzo de las organizaciones comunitarias puertorriqueñas de lograr que los demócratas ganaran en Florida la gobernación y, por el momento, el Senado federal, sí colocaron boricuas en importantes sillas, algo que debe verse como un importante cambio en la geografía política floridana.

Darren Soto revalidó cómodamente como congresista demócrata federal por el distrito nueve de Florida al acumular el 58.01% de los votos; Amy Mercado retuvo su silla como representante estatal demócrata por el distrito 48 al ganar con el 73.37% de los votos; el republicano de ascendencia boricua, René Plascencia también revalidó en su silla como representante estatal del distrito 50 con el 55.32% de los sufragios y Viviana Janer logró revalidar como comisionada del Condado de Osceola con más del 70% de los votos.

A eso se suma el triunfo de la maestra puertorriqueña Johanna López quien anoche se convirtió en la primera hispana en lograr una silla en la Junta Escolar del Sistema de Escuelas Públicas del Condado de Orange (OCPS), que es el cuarto más grande de Florida y el noveno sistema escolar de mayor tamaño en Estados Unidos.

Y aunque no fue un puesto electivo, a lo anterior hay que sumar la designación de Orlando Rolón como el primer puertorriqueño en ocupar la jefatura de la Policía de Orlando.

“El voto boricua sí tuvo un gran impacto. En Florida votaron más de 8 millones de personas y cerca de 500,000 puertorriqueños pudieron haber votado pues el número preciso no hay manera de precisarlo, pero la participación e los boricuas cerró la brecha de los resultados en las contiendas principales y logró que otros puertorriqueños ganaran para sentarse en la mesa de la negociación”, afirmo Luis Figueroa, conocedor de la política en este estado y quien preside PODER, la plataforma digital creada por el gobierno de Puerto Rico para incentivar el voto boricua en Estados Unidos.

Figueroa dijo que los resultados que solidificaron la política del presidente Trump en Florida (sus candidatos ganaron) evidencia que la estrategia de las organizaciones de separar a los puertorriqueños del resto de los hispanos no dio buenos resultados. En su opinión, los puertorriqueños deben hacer alianza con el resto de los latinos para lograr su apoyo. “Hay que ser inclusivo”, dijo.

Sin embargo, y en contraste, el portavoz de Boricua Vota, Jimmy Torres Vélez indicó que fue precisamente la receta de crear una campaña para puertorriqueños diseñada por puertorriqueños lo que logró el crecimiento en la participación electoral para estos comicios. “Esa intención de querer meter a los puertorriqueños en la categoría genérica de ‘hispanos’ nos diluía y no es que sea malo, es que tenemos nuestras particularidades y eso dio resultados”, dijo.

Por su parte, Marcos Vilar, de la organización Alliance for Progress indicó que si bien el crecimiento de la población boricua creó expectativas en cuanto a su posible impacto en el resultado de las elecciones, no se consideró el crecimiento de otros grupos hispanos que pudieron haber votado diferente. Asimismo, reconoció que hubo puertorriqueños que votaron republicano dando la victoria al Ron DeSantis como gobernador y dando una ventaja cerrada a Rick Scott para el Senado.

Hay que señalar que esta carrera senatorial parece que se encamina a un recuento en la medida que la ventaja del republicano Scott sobre Nelson se achica. Las leyes de Florida indican que si la diferencia entre candidatos es menos de la mitad de un 1% hay que hacer un recuento. EN este caso la mitad de 1% equivale a 40,500 votos. Scott aventaja a Nelson por 30,162 votos, según datos de Supervisor de Elecciones de Florida.

Vilar también dijo que no se ha considerado que en Florida ocurre el fenómeno de personas adineradas y conservadoras que se mudan a Florida a retirarse. “Esta comunidad, conocida como los ‘villages’ vota republicano”, dijo.

No obstante, celebró el crecimiento en el voto hispano, que según dijo fue de un 4%. “Es cosa de tiempo. Ese impacto llegará. Lo que pasó el día de las elecciones fue un por poco”, dijo. “Ahora a prepararnos para las elecciones presidenciales del 2020”, agregó.

Betsy Franceschini, directora en Florida de la la organización Hspanic Federation dijo que los candidatos demócratas ganaron en los lugares en Florida Central donde las organizaciones de base hicieron trabajo de campo. “Considero que tuvimos un éxito tremendo. Esto es un programa que se debe continuar, es un proceso continuo de educación sobre cómo podemos incluencias y los puertorriqueños somos el grupo de mayor crecimiento aquí que ambos partidos han estado mirando”, dijo.

“La intención es ir creando una cultura electoral entre los puertorriqueños e hispanos en Florida y este fue un primer paso”, agregó.

Para consignar el logro alcanzado en estos comicios, Alex Barrio de la Alianza for Progress celebró el que puertorriqueños lograran acomodarse en diversos puestos. Además, atribuyó lo cerrado de los resultados a la participación de los puertorriqueños e hispanos en general.

Por su parte, Melissa Mark Viverito, expresidenta del Concejo Municipal de Nueva York dijo que confirma que cuando se invierten esfuerzos y recursos se tiene resultados como los logrados en Florida. “En esta ocasión se invirtió en la zona central y en Florida hay puertorriqueños en otros lugares del estado. Ahora debemos luchar para que se pueda alcanzar más”, comentó.

Luis Miranda, expresidente de Hispanic Federation y quien ha hecho diversos estudios demográficos sobre la comunidad hispana en Estados Unidos indicó que los esfuerzos de las comunidades en este estado estaban concentrados, principalmente, en lograr que la gente se inscribiera y votara. “Fueron campañas no partidistas”, sostuvo.


💬Ver 0 comentarios