Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los fenómenos atmosféricos que surjan en el Atlántico serán llamados de esta manera.

Orlando, Florida – El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy un estado de emergencia en todos los 67 condados de este estado sureño ante la expectativa de que la tormenta subtropical Alberto cause dificultades.

La decisión del primer mandatario está contenida en la Orden Ejecutiva  18-150 la cual autoriza al gobierno estatal y local a que puedan prepararse con suficiente anticipación tomando las decisiones necesarias y activando los recursos que se estimen pertinentes.

“En la medida que continuamos vigilando la tormenta Alberto en su paso hacia el norte de Florida es crítico que todos los condados tengan disponibles todos los recursos necesarios para mantener seguras las familias ante la expectativa de lluvias torrenciales y severas inundaciones que esta tormenta podría causar”, dijo Scott.

“Esta orden que acabo de firmar permite al estado y a los gobiernos locales coordinar y establecer alianzas con entidades federales para obtener los recursos que sean necesarios”, agregó.

Ayer viernes, Scott elevó el nivel de seguridad estatal a un Alerta II. En un Alerta II, se ordena la activación de los funcionarios principales de las ramas gubernamentales que manejan emergencias y se pone en funcionamiento en centro de operaciones de emergencia del estado.  Bajo la Alerta I se activa a todo el equipo de emergencia del gobierno, y se activan todos los funcionarios del centro de emergencias, el cual tiene su sede en Tallahassee, capital de este estado y es de donde fluye toda la información y directrices oficiales, según detalla la Oficina de Manejo de Desastres de Florida.

“Si algún ciudadano no tiene al momento un plan de emergencia, es momento de actuar ahora. Recuerden que la trayectoria de estos fenómenos puede cambiar de un momento a otro. No piensen que la única área afectada es el que marca el cono de trayectoria. Todo el mundo en este estado tiene que prepararse”, urgió el primer mandatario.

Ayer también, el condado de Lake (que es parte de la zona metropolitana de Orlando) comenzó a distribuir sacos de arena entre la ciudadanía. Estos sacos se colocan en los perímetros de la residencia para evitar que una inundación penetre la residencia y cause daños a la propiedad. Ayer, el Condado de Lake anunció que comenzó a distribuirlos en cinco ciudades: Clermont, Astor, Altoona, Sorrento y Lady Lake.

En este condado viven 297,052 personas y su ciudad más grande es Clermont, un lugar que suele a atraer a muchos puertorriqueños pues es de los pocos lugares en la Florida donde se observa una topografía montañosa. Se estima que en este condado viven 43,853 hispanos. Antes del paso del huracán María, la población de puertorriqueños en ese condado, sumada a los que viven en los Condado de Orange y Lake sumaba 332,000 boricuas, según datos del Censo.


💬Ver 0 comentarios