Esta noticia trasciende a un mes de la conmemoración del segundo año de esta tragedia que sacudió principalmente a la comunidad LGBTT. (AP) (semisquare-x3)
Esta noticia trasciende a un mes de la conmemoración del segundo año de esta tragedia que sacudió principalmente a la comunidad LGBTT. (AP)

Orlando, Florida – El abogado que representa a un grupo de sobrevivientes de la tragedia en Pulse hace casi dos años enmendó una demanda que estos radicaron por negligencia para reclamar que los dueños de la discoteca transfirieron de manera ilegal la propiedad para evitar reclamaciones en caso de una demanda.

La transferencia ocurrió varios meses después del incidente ocurrido en junio de 2016 y en el que 49 murieron y decenas resultaron heridos luego de que un hombre armado entró en la noche en que se celebraba una fiesta latina y disparó a mansalva.

Según indicó el diario Orlando Sentinel el viernes, los dueños de Pulse – Barbara y Rosario Poma- hicieron el cambio para evitar que los demandados tuvieran conocimiento sobre el valor de la propiedad, indica la demanda.

Para la fecha de la tragedia, Barbara y Rosario Poma aparecían como dueños de Pulse a través de una empresa llamada 1912 Orange Avenue LLC. Entonces, la propiedad estaba valorada en $1.68 millones.

Según la demanda, los Pomas crearon dos empresas en octubre de 2016 (cuatro meses después de la masacre) y vendieron la discoteca a esas compañías por $100. De hecho, la ciudad de Orlando había ofrecido anteriormente adquirir el predio por $2.25 millones, pero las propietarias declinaron la oferta, según el Orlando Sentinel en su edición web en inglés.

Esta noticia trasciende a un mes de la conmemoración del segundo año de esta tragedia que sacudió principalmente a la comunidad LGBTT que frecuentaba esta discoteca a cuyos eventos de recordación suele asistir Barbara Poma.

Los demandantes sostienen que esta transferencia fue fraudulenta y que tenía la intención de obstaculizar, retrasar y estafar a las víctimas del ataque a sabiendas de que Pulse era un activo importante, y que, al transferir la propiedad, haría más difícil a los demandantes recibir compensaciones a tono con el valor de ese activo en el mercado, indica ese medio.

La demanda también reclama que el abogado de Pomas, Gus Benítez, les ayudó a realizar la transferencia fraudulenta a sabiendas, pero el abogado Benítez indicó ayer que estas acusaciones eran frívolas.

Keith Altman, del bufete de abogados de Michigan Excolo Law, PLLC, presentó la demanda en junio pasado a nombre de 39 sobrevivientes o familiares de quienes murieron en el ataque. En su versión original, la demanda plantea que los dueños de Pulse fueron negligentes, pues la instalación carecía de medidas de seguridad adecuadas.

Los Pomas, por su parte, había presentado el mes pasado un recurso legal para que se desestimara la demanda sosteniendo que no son responsables pues no estaban en la discoteca la noche de la masacre.

El diario indicó que no logró obtener una reacción de los demandados.


💬Ver 0 comentarios