(semisquare-x3)
Leopoldo Miranda sujeta un águila calva juvenil. (Suministrada)

Orlando, Florida – El biólogo puertorriqueño Leopoldo Miranda es desde ayer el director de la región sureste del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, la zona más grande, rica en diversidad ecológica y también la más compleja de esa agencia federal ambiental.

Tras 21 años trabajando en el campo, en reservas naturales, humedales y bosques, a Miranda le surgió la oportunidad de ser el jefe de esta región luego que se retirara Cindy Dohner, quien estuvo a la cabeza de esa zona desde el 2009.

“Me lo notificaron ayer martes y ya hoy empecé la transición. Ya el lunes estaré un 100 por ciento en funciones”, dijo Miranda en entrevista telefónica con El Nuevo Día desde Atlanta, Georgia donde están sus oficinas centrales.

Miranda siempre ha sido un defensor de los recursos naturales. Fue parte de un movimiento comunitario que hace un par de décadas logró salvar los “Tres Picachos”, esa zona boscosa que constituye una de las áreas más altas de Puerto Rico -entre Ciales y Jayuya- y que por estar constituida en su mayoría por fincas privadas, estuvo a punto de quedar considerablemente deforestada para unos desarrollos.

También fue un luchador del cultivo del café a la sombra, un cultivo del aromático gramo para cuyo cultivo no se requiere deforestar, sino que sus plantas conviven en perfecta armonía con áreas boscosas, aparte de que producen café de mejor sabor en comparación con el café cultivado al sol. Para el cultivo del café al sol se requiere deforestar y remover capa vegetal de manera que las plantas reciben la mayor cantidad de radiación solar posible.

Miranda solía pasar muchas horas en el campo cuando estaba en funciones oficiales, y cuando estaba libre, también se escapaba “al monte”. De hecho, el biólogo de 47 años habló con este diario durante su día de descanso y mientras trabajaba en una finca que adquirió en Atlanta, según contó.

Este ascenso sacará a Miranda “del monte” pues sus nuevas funciones como director regional requerirán que realice mucho trabajo administrativo y de supervisión. “Es cierto, ya no estaré mucho en el campo, pero por otro lado viviré una de las etapas más excitantes que es el estar en contacto con muchas más personas que trabajan con muchos más recursos en toda la región y eso es más de lo que hacía antes”, afirmó.

La región sureste de esta agencia cubre los estados de Luisiana, Mississippi, Arkansas, Alabama, Tennessee, Kentucky, Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Florida, Puerto Rico e Islas Vírgenes. Tiene 1,300 empleados de diversas culturas y cubre la más amplia, rica y diversa región de refugios y áreas naturales que incluyen los arrecifes de coral del Caribe y los Everglades y humedales de Florida, la zona sur de las montañas Apalaches, por mencionar algunos.

De hecho, bajo su responsabilidad hay 131 refugios nacionales, que constituyen más del 20% de todo Estados Unidos y sus jurisdicciones.

“Son zonas vitales de biodiversidad a nivel mundial”, dijo el biólogo quien nació en la zona de Bayamón-Guaynabo, tiene sus raíces en Orocovis y vivió muchos años en Ciales.

Está consciente del reto que enfrenta al querer darle énfasis a la conservación de áreas de alto valor ecológico cuando en su rol ejecutivo tendrá que responder a una administración gubernamental que no necesariamente tiene como prioridad la protección ambiental. “En ese caso, procuraré el balance entre conservación y desarrollo económico”, dijo.

“Buscaré ayuda cuando no sepa algo y sabré donde encontrar a alguien que sepa más que yo. Y sobre todas las cosas, estoy muy claro en lo que soy. Soy puertorriqueño pues ser boricua es un estado mental no un lugar físico. Es la mancha de plátano”, declaró.


💬Ver 0 comentarios