Un grupo de "foodies" en Florida acudieron al restaurante boricua.

 Orlando, Florida Faith Gorsky tomó por primera vez y con su mano derecha la pieza amarilla, frita y crujiente que en Puerto Rico llamamos “sorullo”. La miró de cerca como si inspeccionara un artefacto extraño. Le tomó fotos con su celular y, seguido, la sumergió en salsa “mayo-ketchup”. La llevó a su boca con serenidad religiosa, y masticó. Movió su cabeza hacia arriba y hacia abajo en señal de aprobación.

Faith es una “foodie” de Orlando, es decir, alguien que tiene un interés apasionado por la comida y la degusta para evaluarla, criticarla y escribir sobre ella. En el caso de esta joven, su interés particular es conocer el origen de la comida, sobre todo si proviene de una empresa familiar, para plasmar sus impresiones en un blog llamado “An Edible Mosaic”.

Con dificultad logró pronunciar el nombre de la fritura: “¿Sorulo?, si muy rico. Me recordó a la comida sureña a algo que llamamos “hush puppies”, que también es una fritura, en forma de bolita y que también se hace con harina de maíz”, comentó. Luego pasó a probar un sándwich, el cual cortó con cuchillo y tenedor y degustó en silencio.

A su lado había dos jóvenes que trabajan para una publicación digital que se llama Lake Nona Social. Omar Hickman también quedó cautivado por los sorullos que él prefirió llamar “corn sticks” y que también comparó con los “hush puppies…pero saben mejores, pues los hush puppies se te desmoronan en la boca, mientras que estos son crujientes y saben mucho mejor”, dijo el hombre.

Dee Green habló de los sándwiches. Dijo que eran diferentes a cualquier otro emparedado que ha probado. “Es que tienen algo, como una salsa muy buena”, dijo.

A mí me parece que lo diferente es al pan. No sé qué es, pero es muy sabroso también. Se parece al pan francés, pero al mismo tiempo es diferente”, dijo Omar quien constantemente tomaba fotos de todo lo que le traían a la mesa que compartía con una decena de “foodies”, también de la zona central de Florida.

Eran parte de una docena de “foodies” que por varias horas probaron todo lo que le traían a la mesa: papas asadas rebosantes de queso, carne y otras sorpresas; harina de maíz con canela, café puertorriqueño, entre otras cosas. El anfitrión del evento fue Felipe Pérez, presidente de El Mesón Sandwiches.

Pérez les habló de los orígenes de la tienda en Aguadilla, Puerto Rico, y les comentó de las variedades de emparedados, que incluyen opcionesvegetarianas. A medida que hablaba, lamesa se llenaba de las sorpresas culinarias que uno encuentra en el menú de la tienda.

“Estos jóvenes son influenciadores de la zona central de Florida y nunca habían probado nuestro menú. Lo que espero es que ellos lleven el mensaje sobre nuestros productos al resto de la población”, dijo Pérez.

El evento se efectuó en la tienda El Mesón que ubica en Lee Vista y que oficialmente será inaugurada el sábado.


💬Ver 0 comentarios