Coralis Enid Remigio Rivera (Imagen tomada de GoFundMe)

Orlando – Las autoridades en Kissimmee investigan el horrendo crimen de la joven puertorriqueña Coralis Enid Remigio Rivera, cuyo cuerpo sin vida fue hallado en una casa móvil en el vecindario Life Mobile Home Park.

De acuerdo a la familia de la víctima, que reside en Puerto Rico, la vivienda móvil fue donada a Coralis y a su madre por una iglesia. Sin embargo, la madre de la joven se mudó a Texas y Coralis, de 17 años, se quedó en la residencia, la cual dividió en dos para compartirla con un hombre que no ha sido identificado.

El hombre, cuya identidad no ha sido revelada, es investigado por la Policía.

Un amigo de Coralis fue el que descubrió la escena la noche del domingo cuando llegó a la casa móvil a visitarla, dijo la Policía. Los familiares de la víctima en Puerto Rico conocieron ayer lo sucedido.

“Yo hablé con mi hermana ayer y se lo dije: 'Tenemos que ser fuerte'”, dijo el hermano de la víctima, Félix Juan Remigio, en un reportaje de una emisora de Puerto Rico. “Ya la vida de nuestra hermanita se nos fue”, agregó el hombre.

“No se sabe nada sobre qué pasa. Los rumores que nos llegan es que los vecinos allá tampoco escucharon nada”, agregó Yetzabel García, cuñada de Coralis.

La familia desea sepultar los restos de la joven en Puerto Rico y para ello abrió una cuenta en el portal GoFundMe. También, pueden enviarse aportaciones a través de ATH Móvil utilizando el número 787-244-7103.


💬Ver 0 comentarios