Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los niños fueron identificados como Irayan López, de 12 años; Lillia López de 10; Aiden Lindsey, de 6 y Dove Lindsey de 22 meses. (horizontal-x3)
Los niños fueron identificados como Irayan López, de 12 años; Lillia López de 10; Aiden Lindsey, de 6 y Dove Lindsey de 22 meses. (Captura / gofundme.com)

Orlando - Justo en momentos en que esta ciudad conmemoraba los dos años de la masacre en la discoteca Pulse, donde 49 personas murieron a manos de un pistolero que las autoridades vincularon al Estado Islámico, otra tragedia se cuajaba en este lugar: cuatro niños que estuvieron secuestrados por más de 21 horas por un hombre fueron asesinados en medio de una disputa de corte doméstico.

El sujeto, identificado por las autoridades locales como Gary Wayne Lindsey Jr., se quitó la vida, confirmó la Policía. Era padre de dos de los niños, los otros menores eran de su novia.

La madre, Ciaria López, nació en el Bronx, Nueva York, pero su familia es de Mayagüez, explicó Walter Benanati, amigo y abogado de esta familia. El papá de la mujer, Alberto López, trabajaba con Benanati, dijo el abogado a El Nuevo Día.

“La ciudad de Orlando aún está de luto por las muertes en Pulse hace dos años y ahora tiene que añadirle a su sufrimiento esta otra tragedia. Esto es demasiado de sobrellevar”, expresó Benanati.

Los niños fueron identificados como Irayan López, de 12 años; Lillia López, de 10; Aiden Lindsey, de 6, y Dove Lindsey, de 22 meses.

El abogado lanzó una campaña de recaudación de fondos para cubrir los costos fúnebres de las víctimas en el portal GoFundMe. En esta, colgó una foto de los cuatro menores. La meta era recaudar $25,000, pero al momento de escribir esta historia, la campaña tenía sobre $32,000. 

“El papá de la mujer trabajaba conmigo y los conozco hace años. Toda su familia es de Mayagüez. Ella vivía en Orlando, diría que ya hace varios años”, agregó.

Benanati explicó que la relación de esta pareja era tortuosa, que solían tener disputas frecuentes y la que detonó en esta tragedia parecía una de sus peleas usuales. Habían mantenido una relación intermitente durante más de seis años, es decir, se unían y separaban con frecuencia, aunque al momento de los hechos no convivían.

“Ese día, habían tenido una pelea regular. Ella corrió de la casa, pues él la había golpeado en la cabeza. Corrió del apartamento y los niños se quedaron en el cuarto. Ella nunca pensó que lo que ocurrió pudiera pasar”, comentó el licenciado.

López, quien según el periódico Orlando Sentinel tiene 31 años, está albergada en un hotel en compañía de familiares.

“Ella no va a regresar a ese apartamento. Nos unimos para ayudarle a cubrir los gastos de los actos fúnebres y buscar un nuevo lugar donde vivir. Creo que ella podría necesitar ayuda de salud mental”, comentó Benanati.

Informes de The Associated Press señalan que Lindsey tenía récord delictivo. Había sido sentenciado a 10 años de libertad condicional tras haber quemado su casa durante una disputa con su pareja.

Además, el mes pasado fue arrestado por violar los términos de su libertad condicional. Un oficial de libertad condicional recomendó que Lindsey fuera encarcelado durante seis meses. Pero los registros judiciales muestran que la hermana de Lindsey aceptó pagar $1,000 y mientras que el hombre pagó otros $300. Así las cosas, su probatoria fue restablecida.

Cuando el domingo López reportó a la Policía que había sido golpeada y huyó de la vivienda, Lindsey se atrincheró armado en el apartamento manteniendo a los menores como rehenes. De inmediato, la Policía rodeó el lugar iniciándose una jornada de casi 24 horas.  En el proceso, un oficial de la Policía de Orlando resultó gravemente herido.

Oficiales de la Oficina del Alguacil de Condado de Orange relevaron a efectivos de la Policía de Orlando debido a que el operativo se extendió por casi un día, informó a este diario el capitán Carlos Torres.

“Dimos apoyo con nuestro equipo SWAT, pero la operación total estaba en manos de la Policía de la ciudad de Orlando”, comentó.

Al final de ese periodo, oficiales lograron entrar a la vivienda y encontraron a los cuatro niños muertos. Lindsey fue hallado muerto en el interior de uno de los clósets de la vivienda. El hombre tenía 35 años.


💬Ver 0 comentarios