La coalición busca puntualizar a aquellos políticos que han hecho sintonía con la agenda boricua.

Orlando, Florida – Los políticos de Florida necesitarán mucho más que abrazar niños, enarbolar banderas de Puerto Rico y decir en un tortuoso español que comen mofongo y alcapurrias. Para congraciarse y ganar el voto boricua, tendrán que demostrar una trayectoria de trabajo que evidencie su apoyo a la comunidad puertorriqueña en este estado sureño.

Esta es la visión de una coalición de organizaciones puertorriqueñas con base en la Florida Central, que se agrupó bajo la alianza “Respeta mi gente”. La coalición lanzará una agresiva campaña en todas las plataformas de comunicación para educar a los puertorriqueños, e hispanos en general, sobre su poder electoral y puntualizar a aquellos políticos que realmente han hecho sintonía con la agenda boricua.

Algunas de las organizaciones que integran “Respeta mi gente” son Hispanic Federation, Alliance for Progress, Vamos4Puerto Rico, Latino Justice, Misión Boricua, Boricua Vota, entre otras.

Este junte está potenciado con el éxito que estas organizaciones celebran tras los resultados de las primarias del martes, en las que lograron solidificar la candidatura del congresista de ascendencia puertorriqueña Darren Soto, y tras la cual lograron colocar a otros boricuas en comisiones de ciudades.

Marcos Vilar, de Alliance for Progress, explicó que la creación de esta alianza es el siguiente paso de un proceso que inició hace 15 años, cuando comenzó el proceso de educar a la población puertorriqueña que comenzaba a extenderse en la zona central de Florida.

El motor de acción del grupo es la respuesta lenta e inadecuada del gobierno de Estados Unidos hacia Puerto Rico, tras el paso del huracán María hace casi un año, y el trato desigual que recibió la isla si se compara con las ayudas que se brindaron a otros ciudadanos americanos en Luisiana, Texas y Florida tras el golpe de ciclones.

“Ahora, nos toca demostrar con el voto que a esta comunidad se respeta. No somos ciudadanos de segunda clase”, dijo.

“Que los políticos vengan a hablarnos cada dos años (cuando hay elecciones) es algo inaceptable y la única manera de darnos a respetar es involucrarnos”, dijo Frederick Vélez, director de campaña de la alianza.

Para la directora de Hispanic Federation en Orlando, Betsy Franceschini, el sufragio es la espina dorsal de la democracia, “y si no salimos a votar, aunque seamos más de un millón de puertorriqueños aquí, seremos invisibles”, dijo.

En Florida, los electores tienen la oportunidad de votar por 29 asientos distritales en el Congreso, “y los boricuas estamos en todos esos distritos. Vamos a asegurarnos que sepan de nosotros. Ahora, en noviembre, vamos a ver qué han hecho esos políticos en los pasados ocho años por nuestra comunidad”, afirmó Jimmy Torres-Vélez, portavoz de Boricua Vota.

Lo único que han hecho algunos es sacarse fotos con nosotros, pero a la hora de apoyarnos, no hacen nada. Y muchos de esos que ahora correncon la bandera de Puerto Rico, no nos hacían caso cuando íbamos a sus oficinas a pedir su ayuda”, dijo.

Se estima que el 51% de los hispanos registrados como electores son boricuas, dijo Nancy Batista de la organización Mi familia vota.


💬Ver 0 comentarios