El gobernador de Florida,  Rick Scott, se unió a funcionarios y candidatos elegidos a nivel estatal para celebrar los 61 días hasta el día de las elecciones. (Carla D. Martínez / Especial GFR Media) (semisquare-x3)
El gobernador de Florida, Rick Scott, se unió a funcionarios y candidatos elegidos a nivel estatal para celebrar los 61 días hasta el día de las elecciones. (Carla D. Martínez / Especial GFR Media)

Orlando, Florida – Con ataques que marcarán la tónica de la campaña electoral floridana de cara a las elecciones de noviembre, el Partido Republicano acusó hoy a los demócratas de empujar una agenda socialista que esa colectividad conservadora comparó con el proyecto ideológico de Cuba y Venezuela.

La voz cantante la llevó el gobernador de Florida, Rick Scott, quien ganó abrumadoramente una primaria que lo colocó como un potente candidato del Partido Republicano que enfrentará a Bill Nelson, quien lleva 45 años en esa silla y es el único congresista demócrata que tiene Florida. Algunos analistas políticos ya han alertado que esta contienda será una de las más reñidas e intensas a nivel nacional.

La batalla también ha tocado a los electores boricuas en Orlando entre los cuales ambos gladiadores tienen simpatizantes, sobre todo por las ayudas que han brindado tras el paso del huracán María hace casi un año.

De hecho, en su más reciente visita a Orlando, el gobernador Ricardo Rosselló, quien es demócrata, evitó expresar si apoyará a Nelson o a Scott. En ese momento, y a preguntas de El Nuevo Día, dijo que ambos son amigos de Puerto Rico y han ayudado a la isla por lo que prefería no endosar a ninguno.

Así, hoy los republicanos dieron inicio a su campaña política que a todas luces se concentrará en las visiones extremistas de cada partido. Aquí no hay tonos medios: de un lado, los republicanos venden su postura como un partido capitalista, que cree en el gobierno pequeño con poca intervención en la vida de los ciudadanos, que promete bajos impuestos y la libre empresa. Del otro lado, los demócratas puntualizan su visión de igualdad, acceso asequible a servicios de salud, vivienda y educación guiado por el gobierno.

Desde esa tribuna, Scott atacó ayer duramente a Nelson a quien acusó de querer elevar los impuestos en Florida a niveles donde nunca han estado y de querer aniquilar el Medicaid y el Seguro Social al tratar de “socializar” estos servicios. En ese bote, el gobernador floridano metió al Andrew Gillium, el candidato demócrata a la gobernación y quien retrató como un líder de extrema izquierda quien pondrá en juego el futuro de Florida al frenar su crecimiento económico aumentando los impuestos.

En el evento, participó Ron DeSantis, quien ganó la candidatura republicana a la gobernación y quien aprovechó la ocasión para confirmar a la legisladora cubana-americana Jeanette Núñez, en la posición de vicegobernadora en la papeleta republicana de Florida.

En la lista de candidatos que DeSantis llegó a consideró para la posición de vicegobernador estuvo el representante puertorriqueño,Bob Cortés.

Cuando Scott hablada, alguien entre el público comenzó a gritarle. Le acusaba de no hacer nada a favor de las personas con impedimentos. La mujer, que no se identificó empujaba la silla de ruedas de un joven que se comunica a través de un aparato de voz. Cada vez que la mujer hablada o que el joven intentaba articular alguna pregunta a través del aparato, Scott y sus simpatizantes empezaban a gritar “U.S.A, U.S.A”, y opacaban sus denuncias. Personas de la campaña del gobernador se pararon frente al dúo de manifestante y levantaron rótulos de campaña de Scott como para ocultarlos de la prensa que estaba en frente. Al final, fueron removidos del lugar. Scott nunca hizo una referencia directa al incidente.

“Nelson y Gillum podrían llevar a Florida por una ruta muy liberal y muy peligrosa. Nelson ha aumentado los impuestos 300 veces y Gillum se propone hacer los mismo. Esto podría abortar nuestra historia de crecimiento económica”, dijo Scott.

DeSantis, por su parte, prometió que mantendrá la ruta que por dos términos encaminó Scott y que se basó en bajos impuestos y pocas regulaciones para promover el crecimiento empresarial y, por ende, el aumento de empleos.

En el evento también participaron otros candidatos que aparecerán en la papeleta electoral floridana como el candidato a comisionado de Agricultura, Matt Caldwell, y la candidata a fiscal general, Ashley Moody.


💬Ver 0 comentarios