El matrimonio boricua de Maribel Maldonado y Albert Martínez crearon en el centro de Florida su restaurante “Maritas Latin Bites”.

ORLANDO, Florida – Un logo de un aguacate casi abrazando a un pimiento avisa acerca de lo que el cliente puede encontrar en este lugar, cuyo espacio reducido engaña.

La propuesta gastronómica del matrimonio boricua de Maribel Maldonado y Albert Martínez en “Maritas Latin Bites” le hará salivar al instante con un menú que fusiona los mejores ingredientes de la cocina puertorriqueña con la mexicana.

Por allí desfilan unos espectaculares egg rolls de aguacates que podrá degustar sumergiéndolos en una sabrosa salsa de cilantro, o de mayo ketchup con un toquecito delicadamente picoso o una salsa habanero para los más valientes.

También podrá optar por “El jibarito”, una hamburguesa en la cual los panes son sustituidos por dos tostones; o un “resaca”, otra hamburguesa coronada con un huevo frito y tocineta. Ni hablar del bol de arroz, un plato donde se mezcla arroz con cilantro o arroz amarillo, habichuelas negras o rosadas con amarillos, pico de galle, pollo o churrasco. La oferta incluye el “chingón”, un hotdog que tiene aguacate, pico de gallo, salsa chipotle y mayonesa. 

En principio Maribel y Albert apostaron a un negocio de catering que quisieron complementar con un pequeño negocio a donde la gente podía ir a comprar comida ya preparada. En lugar tiene un mostrador y un par de butacas. Pero la acogida ha sido tal, que optaron por alquilar el local del lado para extender su negocio y abrir un salón restaurante. Esperan abrirlo a finales de este verano junto con lo cual ampliaran su menú para incluir sangrías, vinos, cervezas y margaritas.

La historia de este negocio es como la de otros puertorriqueños que decidieron emprender un negocio en la Florida Central. Y no todo fue miel sobre hojuelas.

Se conocieron cuando eran estudiantes universitarios en Houston, Texas. Maribel estudiaba Mercadeo y Albert Gerencia y arquitectura. Se enamoraron, se casaron y se establecieron en este estado para 1990 siguiendo los pasos de otros familiares.

Maribel estableció un negocio como originadora de préstamos hipotecarios, pero Albert no encontraba un empleo. Así que probó suerte en los negocios de alimentos donde se empleó varios años con varias conocidas cadenas de alimentos. Pero un día, alguien le ofreció alquilar un restaurante mexicano en Orlando llamado María Bonita. Y allí estuvieron 10 años.

“Quería salir del mundo corporativo para independizarme”, explicó Albert al contar la razón para entrar en este mundo.

Pero en el 2014, la crisis fiscal que vivió Florida sumada a un desacuerdo respecto a una nueva tarifa de alquiler puso fin a esta aventura. El matrimonio sanjuanero decidió probar suerte abriendo su propio local, pero con la idea, combinar lo mejor de esa experiencia mexicana con lo más sabroso de los ingredientes puertorriqueños.

“La crisis fiscal fue tan fuerte que las ventas de casas bajaron y yo decidí cerrar mi negocio hipotecario y dedicarme de lleno a este negocio de comida”, explicó Maribel. “Le pusimos de nombre ‘Maritas’, pues así me decía mi mamá cuando era pequeña”, agregó.

Empezaron a barajear ideas, a experimentar aquí y allá, a combinar sabores y a crear emblemáticas salsas.

“Yo preparo el sofrito siguiendo las instrucciones de mi mamá. Ahí está el secreto. El pollo y el churrasco lo dejamos marinar entre 14 y 15 horas. Las salsas las preparamos aquí, el pico de gallo también y hasta los quesitos lo hacemos nosotros”, explicó Maribel.

Esas salsas son un sello distintivo del lugar. Está la salsa de cilantro-crema; la de chimichurri con un toquecito de jalapeño, ¡“pero no pica!”, aclaró Maribel. Y está la de habanero, cuyos pimientos se tuestan aquí a la plancha y se le agregan tomates, ajos y otras hierbas para producir una explosivo y sabroso aderezo. No puede faltar el mayo-ketchup o salsa rosada que tiene un “kick”, particular: un toquecito de pique muy leve que le hará volver por más.

“Aquí todo se hace en casa y todo es fresco. Todo se prepara al momento”, agregó la sanjuanera siempre al lado de Alberto, abrazados como el aguacate y el pimiento que dieron vida a este negocio.


💬Ver 0 comentarios