(semisquare-x3)
El representante Bob Cortés. (GFR Media)

Orlando, Florida – La decisión del gobernador Ricardo Rosselló de endosar el lunes a dos candidatos demócratas sacó a flote las profundas diferencias ideológicas en la comunidad boricua en la Florida Central, desavenencias que habían quedado dormidas y hasta desaparecieron momentáneamente durante los esfuerzos humanitarios para ayudar a Puerto Rico.

Hoy, una de las voces más potentes del republicanismo puertorriqueño en esta franja central de la península floridana, el representante boricua Bob Cortés, sugirió ayer que Rosselló sufrió un desaire pues apoyó la carrera de Andrew Gillum, quien aspira a convertirse en el primer gobernador afroamericano de Florida por el Partido Demócrata, pero este evitó dar un endoso categórico a la estadidad.

“Rosselló tuvo que endosar a Gillum pero minutos después Gillum no quiso apoyar la estadidad para Puerto Rico diciendo que eso era un asunto que tenían que decidir los puertorriqueños. Esa respuesta fue fatula y débil: o apoyas la estadidad o no la apoyas”, dijo Cortés a El Nuevo Día.

Este martes es el último día en Florida para que los ciudadanos puedan registrarse y votar en las elecciones de medio término. Esa fecha varía de estado en estado. Las elecciones de medio término, aunque suelen ser las menos concurridas, se consideran las más importantes pues los electores escogen a funcionarios públicos que toman decisiones sobre aspectos de la cotidianidad.

Se vota por miembros de las juntas escolares, alguaciles de la policía, jueces, alcaldes, representantes estatales, gobernadores y congresistas. Las elecciones son el martes 6 de noviembre. Las elecciones en Estados Unidos son un día normal de trabajo, pero las personas se les ofrece un periodo de tiempo para ir a votar, aunque se puede votar por correo anticipadamente.

Cortés dijo sostuvo que Gillum evitó adentrarse en las profundas aguas del tema del estatus por temor a cerrase las puertas con los puertorriqueños en Florida que son demócratas y simpatizan con el Partido Popular o que tienen afinidad con el independentismo.

“Aquí en Florida hay muchos demócratas que son seguidores del partido popular y si Gillum hubiera dicho que apoya la estadidad, se hubieran enojado”, declaró. “Yo apoyo la estadidad y también la apoya el gobernador Rick Scott (republicano que aspira al Senado) y Ron DeSantis (candidato republicano aue busca la gobernación). Lo han dicho públicamente”, agregó.

Cortés aseguró que Rosselló fue presionado para que hiciera público su apoyo a ambos candidatos demócratas.

¿Quién o quiénes lo presionaron según usted?, se le preguntó. “Una fuente nuestra muy cercana nos dijo que los cabilderos y congresistas lo presionaron desde Washington para queendosara a Gillum y a (Bill) Nelson diciéndole que si los demócratas pierden Puerto Rico no recibiría nada de ayuda económica”, dijo Cortés.

Nelson es el candidato demócrata que busca revalidar a una silla en el Senado federal. Sobre Nelson, Rosselló ha dicho que lo endosó por si trayectoria histórica de apoyo a Puerto Rico y su ayuda sobre todo con los desplazados boricuas que han llegado a la Florida Central. El gobernador puertorriqueño también reconoció el apoyo del gobernador Scott a quien se llamó “amigo de Puerto Rico”.

La oficina del Supervisor de Elecciones de Florida (lo que es la Comisión Estatal de Elecciones) no ha cerrado el proceso de contabilidad de nuevos electores. Los datos no precisarán cuántos son electores puertorriqueños pues los datos no contienen ese nivel de especificidad. Solo se indica cuántos son hispanos, negros, blancos, etc.

Pero los datos tras el proceso primarista, muestran que 13,013,617 personas votaron de los cuales 2,131,808 se identificaron como electores hispanos, según cifras de la Oficina del Supervisor de Elecciones de Florida.


💬Ver 0 comentarios