(horizontal-x3)
Ana Castilla, Gerente comunitaria del Banco TD, Marucci Guzmán, directora de Latino Leadership, Jeff Hayward, presidente de Fondos Unidos de Florida, y Gaby Ortigoni, presidente de la Cámara de Comercio Hispana Metro Orlando. (José Javier Pérez)

Orlando, Florida – A poco más de un mes para que termine definitivamente el programa de vivienda temporera de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA,por sus siglas en inglés) y ante la seria escases de vivienda social en Florida, las familias puertorriqueñas que están refugiadas en este estado tendrían que comenzar a considerar mudarse a otros estados donde hay inventario de vivienda asequible.

Así lo comentó la directora ejecutiva de la organización Latino Leadership, Marucci Guzmán, una de las entidades que encabezó los esfuerzos de asistencia a las miles de familias que comenzaron a llegar a Florida buscando refugio luego del [paso devastador del huracán María el septiembre de 2017.

El programa de vivienda temporera de FEMA terminará definitivamente el 30 de junio, según ha informado esa agencia.

Y cuando culmine, ya se anticipa una crisis social en este estado donde se estima se han quedado más de 60,000 boricuas, muchos de las cuales viven en hoteles o con familiares, indicó Jeff Hayward, presidente de Fondos Unidos en Florida.

Los comentarios de Hayward y Guzmán ocurrieron durante el panel Respuesta local a desastres que se efectúa en Orlando como parte de la Cumbre Puertorriqueña.

El déficit de vivienda asequible en Florida es uno muy serio. Según Hayward, hay un déficit de 74,000 unidades de vivienda social, asunto que se ha recrudecido con la llegada de miles de familias que han llegado desde Puerto Rico a la Florida Central, donde el precio de las viviendas se ha disparado asombrosamente y las rentas de una unidad puede estar entre los $1,600 a $2,000 mensuales.

Sobre este tema, ayer el senador demócrata por Florida Bill Nelson radicó legislación para ordenar a Fema a continuar su programa de vivienda temporera a las familias boricuas. “Esta administración le ha fallado al pueblo de Puerto Rico. Si no actúan, entonces el Congreso debe hacerlo”, afirmó Nelson en un comunicado de Prensa.

De paso, Hayward mencionó que Fondos Unidos de Florida envió a la Isla miles de lámparas solares y filtros portátiles de agua como parte de sus esfuerzos de asistencia a Puerto Rico.

En el foro participó también la presidenta de la Cámara de Comercio Hispana Metro Orlando, Gaby Ortigoni, quien contó que, cuando el huracán azotó la Isla, ella era vicepresidente de Prospera, una entidad que ofrece asistencia técnica a personas que interesen abrir un negocio.

Dijo que, tras el ciclón, decenas de personas de Puerto Rico comenzaron a llegar a Prospera para asesorarse con miras a abrir un negocio aquí ante la destrucción que mostraba la Isla. Citando datos de FEMA, Ortigoni dijo que, tras un huracán catastrófico, el 40% de los negocios no suelen iniciar operaciones, un asunto que golpea aún más la ya debilitada economía puertorriqueña.

“Por eso, la mejor manera de ayudar y dar apoyo a la economía de Puerto Rico es ayudando al empresario puertorriqueño que ha decidido expandir se empresa en Florida al tiempo que mantiene su negocio en la Isla”, dijo Ortigoni, quien nació en México, pero fue criada en Puerto Rico.

La Cumbre Puertorriqueña continúa mañana viernes y, según el programa del evento, se espera la participación del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, el gobernador de Florida, Rick Scott, la artista Ednita Nazario -quien recibirá un reconocimiento- y líderes comunitarios puertorriqueños en la Florida Central.


💬Ver 0 comentarios