Ricardo Negrón, director del proyecto Somos Orlando de Hispanic Federation. (semisquare-x3)
Ricardo Negrón, director del proyecto Somos Orlando de Hispanic Federation. ( Especial El Nuevo Día / Carla D. Martínez)

Orlando, Florida - La embestida fue doble: un ataque a miembros de la comunidad LBGTT pero también contra hispanos, pues aquella fatídica noche se celebraba la tradicional noche latina. Y Ricardo Negrón estaba allí.

Pasada la madrugada, se disponía a pagar para irse, cuando escuchó disparos. "Pensé que era parte de la música pues a veces el reguetón tiene sonidos de tiros", contó.

Pero cuando persistieron las detonaciones, corrió a través de la primera puerta que encontró y salió de la discoteca. “Afuera había policías, ambulancias y se veían helicópteros, pero realmente supe la magnitud de lo que había ocurrido al otro día”, contó.

De inmediato, él y otros amigos y conocidos vieron la necesidad de hacer algo para canalizar ayudas a los sobrevivientes y a familiares de las víctimas fatales. Había que coordinar servicios de ayuda emocional, apoyo económico para cubrir servicios médicos, asesoría legal para aquellos cuyo estatus migratorio no era legal, entre otros. Así, de forma natural, surgió este junte que luego se denominó “Somos Orlando”. 

Y como Ricardo ya trabajaba en la organización no gubernamental, Hispanic Federation vio que este era el lugar donde debía habitar esta iniciativa. “Llegué a trabajar en Hispanic Federation para registrar electores de cara a las elecciones del 2016, pero tras la tragedia surgió la oportunidad y creamos el programa”, contó.

Al principio, el “Somos Orlando” estaba concentrado en ayudar a la comunidad LGBTT y sus familiares en el área metropolitana. “Pero esto trascendió y fue más allá de la comunidad LGBTT. “Las víctimas tenían familiares, amistades, vecinos que frecuentaban la discoteca que no necesariamente eran de la comunidad LBGTT. Pero esa noche no fueron y quedaron afectados pensando ‘pude haber sido yo’. Fue algo que integró a otros sectores”, explicó Negrón.

Dijo que la tragedia logró que sectores religiosos se acercaran y que a nivel gubernamental se crearan servicios específicamente diseñados para la comunidad LGBTT, como por ejemplo el Orlando UnitedAssistance Center, una entidad del gobierno de Orlando y el Condado de Orange para orecer apoyo a los afectados por esta tragedia. En este esfuerzo también participa la organización Fondos Unidos.

Además, el suceso provocó que organizaciones que atendían a este sector y cuyos servicios era exclusivamente en inglés, comenzaran a integrar a personas de habla hispana.

“Esta tragedia levantó un velo de que se estaba atacando a las minorías fueran hispanos, negros o de la comunidad LGBTT. Se avanzó un paso en cuanto a la aceptación y comprensión hacia la comunidad LGBTT”, agregó.

“Pero aún hay camino por recorrer pues a nivel político, los candidatos usan a las minorías, hispanos y a la comunidad LGBTT como ficha electoral. Por eso uno puede ver a un candidato atacando o apoyando a las minorías para apelar a su base”, agregó.

Hoy, dirige "Somos Orlando", un programa que ayuda no solo a los sobrevivientes de esta tragedia y a sus familiares, sino a las minorías en general. La tragedia provocó un acercamiento con grupos religiosos y abrió espacios en el gobierno para servicios especialmente dirigidos a la comunidad LGBTT. 


💬Ver 0 comentarios