El senador de Florida Bill Nelson habla con reporteros durante un mitin en conmemoración al aniversario del paso del huracán María por Puerto Rico, el 22 de septiembre de 2018. (AP) (semisquare-x3)
El senador de Florida Bill Nelson habla con reporteros durante un mitin en conmemoración al aniversario del paso del huracán María por Puerto Rico, el 22 de septiembre de 2018. (AP)

Orlando/ Kissimmee – Tras meses caminando por la acera de la neutralidad en cuando a su apoyo hacia algunos de los dos aspirantes de la silla del senado federal por Florida, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, cruzó y dio un salto para apoyar al demócrata Bill Nelson.

Aunque Rosselló es demócrata, luego de la devastación que el huracán María causó en la Isla y la aceleración en la migración de puertorriqueños al estado de la Florida que ello causó, el primer mandatario había evitado expresar si en la carrera senatorial apoyaba a Nelson o al republicano Rick Scott y quien es gobernador de este estado.

Su idea era evitar polarizar opiniones en momentos que ambos políticos floridanos ejecutaban acciones para ayudar a los boricuas, tanto a los desplazados en Florida como a los de la Isla.

Pero ayer, Rosselló dijo que tuvo que tomar una decisión difícil y para ello consideró el apoyo histórico de Nelson le ha dado a Puerto Rico en su carrera política de casi 50 años, así como el empuje final que le dio al proyecto suplemental federal y que se tradujo en cientos de millones de dólares en ayuda a Puerto Rico.

Lo interesante de este endoso es que, al tiempo que Rosselló dio un espaldarazo a Nelson, pareció dar una palmadita en el hombro a Scott a quien definió como un “amigo”y un “guerrero” por la ayuda que dio a los boricuas, como cuando estableció un centro de asistencia en el aeropuerto, abró las puertas de las escuelas públicas para que miles de niños pudieran ser matriculados aun cuando carecían de documentación básica, entre otras iniciativas.

“A veces se mira esto como una pelea entre buenos y malos y no debe ser así siempre pues eso polariza cuando deberían hablarse de las virtudes de las personas”, dijo Rosselló en un aparte con El Nuevo Día al reiterar el largo proceso que le tomó llegar a la decisión de apoyar a Nelson.

El anuncio del primer mandatario puertorriqueño no dejó un buen sabor entre los republicanos puertorriqueños. Mientras Rosselló se abrazaba a Nelson en un estrechísimo salón en la oficina que el senador demócrata tiene en el 1516 de la avenida East Colonial, afuera, en un estacionamiento, un grupo de boricuas republicanos levantaba pancartas y regañaban al gobernador por su decisión.

El portavoz de los manifestantes era el representante republicano, el puertorriqueño Bob Cortés. “Con lo que dijo, Rosselló manda un mensaje de que los puertorriqueños somos unos malagradecidos. Rosselló se pudo haber quedado neutral y no endosar a nadie”, dijo Cortés validando aquel dicho de que a veces es mejor no estar “ni con Dios ni con el diablo”.

Cortés dijo que Nelson tendrá el apoyo de Rosselló pero Scott tiene el de 60 líderes puertorriqueños entre los que están la comisionada residente Jenniffer González, el senador Thomas Rivera Schatz, el líder cameral Johnny Méndez, entre otros.

“Creo que el partido lo presionó para que endosara a Nelson”, opinó Cortés quien anunció que en los 36 días que quedan de cara a las elecciones darán a conocer otros endosos a favor del candidato republicano Scott. Esta contienda ente Scott y Nelson es la más intensa en toda esta carrera y cuya elección será el 6 de noviembre.

Rosselló no solo expresó su apoyo a Nelson. En la tarde, el gobernador puertorriqueño también dio su apoyo al candidato demócrata a la gobernación por Florida, Andrew Gillum, quien fue la gran sorpresa en las pasadas primarias. Si gana, Gillum sería el primer gobernador afroamericano de Florida.


💬Ver 0 comentarios