(semisquare-x3)
Promociones de candidatos. (Carla D. Martínez / Especial para GFR Media)

Orlando, Florida - Con más de 20 millones de habitantes, 13 millones de electores registrados y 354 candidatos que competirán en una carrera política a lo largo y ancho de la península floridana, los boricuas –que miran los comicios de medio término de este martes– enfrentan la ardua tarea de discernir quiénes cumplirán la promesa de ser “amigos de Puerto Rico”.

El tema de Puerto Rico y los puertorriqueños –tanto los que viven en la isla como en Florida– se ha convertido en la presea que se disputan los candidatos a las posiciones principales.

No es para menos: se estima que en Florida vivían 1.2 millones de boricuas antes del huracán María, cifra que debió aumentar tras el ciclón. A diferencia de otros hispanos, los boricuas solo tienen que mudarse a Estados Unidos y obtener una identificación para registrarse como elector y votar.

Y en un estado donde algunas posiciones se deciden por pocos cientos de votos, no hace falta muchos cálculos matemáticos para saber que los puertorriqueños podrían ser un elemento decisional en los resultados del martes.

“En cuanto a Puerto Rico, las propuestas de los candidatos de Florida van a ser generales pues su elector principal está en el estado”, dijo Luis Figueroa, presidente de PODER, una plataforma digital que el gobierno de Puerto Rico estableció en Florida para incentivar el voto de los boricuas.

Figueroa agregó que las propuestas “son aún más generales con las candidaturas al Senado de Bill Nelson (demócrata) y el gobernador Rick Scott (republicano), pues el que gane va a representar a los 21 millones de habitantes de Florida, pero también a los 328 millones de personas que viven en Estados Unidos”.

Aunque las elecciones son el martes, el proceso de votación ya comenzó para quienes solicitaron votar por correo y de forma adelantada. Para el 1 de noviembre, 3.7 millones de personas habían votado por correo o de forma adelantada, según la Oficina del Supervisor de Elecciones de Florida. Esta cifra es menor a los 4.8 millones que habían votado para esa misma fecha en las elecciones de medio término del 2014.

Los datos de esa oficina indican que los republicanos muestran una mayor participación electoral con 1,555,061 votos emitidos versus 1,491,344 de los demócratas.

En Florida, hay siete partidos minoritarios que han acumulado a esta fecha 676,822 votos. Estos son el Partido Constitucional, Partido Ecológico, Partido Verde, Partido Independiente, Partido Libertario, Partido Socialista y de Liberación y el Partido de la Reforma.

Por la cantidad de candidatos que desfilarán en estas elecciones, El Nuevo Día se concentró en los cargos a la gobernación, Senado federal y algunos representantes puertorriqueños demócratas y republicanos. La lista completa de candidatos cualificados por el Supervisor de Elecciones puede accederse a través del enlace dos.elections.myflorida.com

“Los puertorriqueños somos parte de una cultura que aspira a progresar. El político de Florida que quiera apelar a Puerto Rico y los puertorriqueños tendrá que hablar de cómo va a mejorar la salud, el campo laboral y la educación. Una vez se atiendan estos temas, que son necesidades básicas, entonces debe hablarse del status”, dijo Figueroa.

“Los puertorriqueños tenemos los números electorales aquí, la fuerza. Ahora, nos toca conseguir el poder político para sentarnos en la mesa en la que se toman las decisiones y asegurarnos que la desigualdad que hay en Puerto Rico se erradique”, afirmó.

Los ofrecimientos

Las promesas de campaña de los principales candidatos floridanos, que son relevantes para Puerto Rico, abordan temas de desarrollo económico, tienen que ver con medidas de alivio tras el desastre causado por el huracán María y algunas tocan temas relacionados con el status y la educación.

Scott, quien aspira a ser senador federal por el Partido Republicano, destacó en sus propuestas el tema del status. En declaraciones escritas, Scott reiteró a este diario que apoya la estadidad para Puerto Rico y que endosará cualquier iniciativa que se presente en el Congreso en esa dirección.

Asimismo, prometió trabajar para que la ley Promesa cumpla su meta de apoyar el crecimiento económico de Puerto Rico, y propuso la creación de alianzas comerciales entre Florida y Puerto Rico para fortalecer la economía boricua.

“Aunque quiero que la voluntad de los votantes puertorriqueños sea respetada, trabajaré a nombre de la isla para lograr la estadidad. Además, busco que todas las familias de la isla en Florida vivan el sueño americano”, dijo.

En la plataforma electoral del demócrata Nelson, quien busca revalidar en su silla senatorial federal, desfilan propuestas específicas para Puerto Rico, como la que plantea que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) esté mejor preparada para responder a eventos naturales y su compromiso con apoyar la fórmula de status que escojan los puertorriqueños.

“Con respecto a la estadidad, seré guiado por la voluntad del pueblo puertorriqueño, pero si hubiera sido tratado como un ciudadano de segunda clase, como les ha pasado a los puertorriqueños, querría la estadidad”, dijo.

Andrew Gillum, que se convertiría en el primer gobernador afroamericano si gana las elecciones, dijo que apoyará a Puerto Rico en su proceso de reconstrucción y que asegurará que los residentes de la isla sean tratados con justicia y equidad como todos los floridanos.

“Los puertorriqueños han luchado en cada conflicto de Estados Unidos desde la Primera Guerra Mundial, pero los residentes en Puerto Rico no reciben los mismos derechos constitucionales. Tampoco pueden votar en elecciones presidenciales ni por un congresista y reciben muchos menos fondos federales para programas sociales críticos”, dijo

Ron DeSantis, candidato republicano a la gobernación de Florida, dijo que promulgará iniciativas para fortalecer los vínculos entre la isla y Florida y ayudar en la recuperación de Puerto Rico tras el paso del huracán. Además, dijo que ampliará los ofrecimientos educativos técnicos en las escuelas para quienes una carrera universitaria no es una opción.

Para las familias que opten por relocalizarse en este estado, prometió que facilitará que los niños puertorriqueños tengan acceso a las mejores escuelas de Florida.

“Mi administración se comprometerá en garantizar que hagamos todo lo posible para que la isla se recupere por completo”, dijo.

El puertorriqueño Bob Cortés, republicano que aspira a retener su silla como representante del distrito 30, habló de propuestas de corte educativo, específicamente para que a los estudiantes universitarios que lleguen de Puerto Rico se les extiendan las mismas tarifas reducidas que se ofrecen a residentes de Florida. También, ha lanzado ideas para promover la creación de empleos y el desarrollo empresarial de comerciantes puertorriqueños tanto de la isla como en Florida.

“Como puertorriqueño que ha vivido lo que muchas pasan cuando llegan aquí, entiendo más que nadie las cosas que hay que hacer. Lo he hecho en mi capacidad de legislador y lo continuaré haciendo”, indicó.

Darren Soto, congresista de ascendencia puertorriqueña que busca revalidar en el cargo, tiene en sus propuestas de campaña iniciativas relacionadas con la recuperación de la isla tras el ciclón y tiene como meta lograr que la deuda de Puerto Rico con sus bonistas sea reducida para estimular el desarrollo socioeconómico de la isla.

“El futuro de Puerto Rico tiene que ser estimulado mediante la inversión y no manteniendo una montaña de deudas ni con recortes de pensiones o beneficios esenciales de los puertorriqueños”, dijo Soto.


💬Ver 0 comentarios