El crucero viajaba con capacidad limitada de 178 pasajeros, de una capacidad total de 535. (Suministrada )

Luego de considerar viable la reanudación de cruceros por Europa, uno de los cruceros que empezó a navegar ya tiene un brote de coronavirus a bordo. El barco MS Roald Amundsen, de Hurtigruten, hizo una travesía de siete días desde Tromso hasta el archipiélago noruego Svalbard que terminó ayer viernes.

Tras desembarcar los pasajeros en el puerto de Tromso, se confirmó que cuatro miembros de la tripulación, que presentaban síntomas de otras enfermedades que no parecía de coronavirus, resultaron positivos al hacerles las pruebas en el hospital de esa ciudad de Noruega.

El barco fue aislado y hoy se confirmó que los infectados con el COVID-19 son 33, luego de hacerse la prueba a los otros tripulantes. Del total, 120 salieron negativos y hay cinco en espera de los resultados. Hurtigruten, que es una legendaria empresa de barcos de ese país, dijo que ninguno presentaba síntomas de coronavirus pero que las pruebas se hicieron como medida de precaución.

Al reanudar los viajes, Hurtigruten habían indicado que implementaron medidas estrictas de higiene en todos los barcos siguiendo los requisitos de las autoridades de salud. Estas incluyen que todos los miembros de la tripulación son monitoreados y controlados diariamente. Sin embargo ese es uno de los puntos que está creando controversia ahora, porque la línea de barcos decidió, aislar a esos tripulantes enfermos, en vez de llevarlos a puerto antes de terminar el viaje.

El crucero expedicionario es nuevo y sofisticado. Fue estrenado en 2019 y cuenta con avanzada tecnología y motor híbrido. Viajaba con capacidad limitada de 178 pasajeros, de una capacidad total de 535. Esto, siguiendo una de las limitaciones que se incluyó en la guía publicada por la Unión Europea para permitir a los cruceros europeos o a los que viajan por esas aguas, volver a navegar.

El MS Roald Amundsen estaba programado para zarpar a Svalbard nuevamente ayer viernes por la tarde pero ese viaje fue cancelado. El próximo viaje no está previsto hasta septiembre.

“La seguridad de nuestros huéspedes y tripulación es la máxima prioridad de Hurtigruten. Estamos trabajando estrechamente con el Instituto Noruego de Salud Pública (FHI), el municipio de Tromsø, la UNN y otros recursos, tanto a nivel local como nacional”, dijo en un comunicado el vicepresidente de Comunicaciones Globales de Hurtigruten, Rune Thomas Ege.

Además se comunicarán con todos los huéspedes que hayan estado a bordo durante los viajes anteriores (el 17 y el 24 de julio) para brindarles la información requerida por las autoridades de salud europeas para estos casos. Quienes viajaron en esa última travesía están en cuarentena y la empresa está cubriendo costos de estadía y alojamiento.

Este no es el único barco de Hurtigruten que está navegando. En junio, el crucero Finnmarker fue el primero en navegar por mar en toda Europa haciendo un viaje ida y vuelta desde Bergen, Noruega. De acuerdo a los planes de la compañía, para septiembre tendrían 13 de los 16 barcos de la flota navegando, aunque ahora no se sabe si tendrán que cambiar los planes debido a este nuevo brote.

Otros barcos ya han recibido permiso para navegar la Unión Europea y las autoridades de salud de ese continente, especialmente los barcos de río, como el AmaKristina, de AmaWaterways y el NickoVision. Hasta el momento la cantidad de viajes es limitada, y no se ha detectado coronavirus en ninguno de los que navegan por los ríos, que ahora llevan un máximo de 100 pasajeros en cada viaje para cumplir con las restricciones establecidas.