Ground crew at New York's John F. Kennedy International Airport walk beneath a JetBlue plane Wednesday November 28, 2001. The carrier ordered 100 jet aircraft from Brazil's Empresa Brasileira de Aeronautica SA with a value of $3 billion. Photographer: Daniel Acker/Bloomberg News. (Daniel Acker)

Los pasajeros que se nieguen a cumplir con las reglas establecidas para viajar en aviones, tendrán que pensarlo dos veces antes de gritar improperios, desobedecer las reglas de los asistentes de vuelo, incluyendo el usar mascarilla o retar a pelear a otro pasajero. Esto por la extensión indefinida de la política de Cero Tolerancia, que la Administración Federal para el Transporte (FAA) puso en vigor el 13 de enero y que terminaría el 30 de marzo.

Con los incidentes frecuentes de pasajeros “portándose mal” en los aviones, especialmente quienes están en contra del uso de mascarilla durante todo el tiempo de vuelo, son muchos los viajeros que además de sentirse preocupados por un posible contagio del coronavirus mientras viajan, también temen que se forme en el vuelo alguna trifulca que los afecte. Esto no es solo una impresión de los viajeros o de la tripulación de las aerolíneas comerciales de Estados Unidos. Según destacó en un nuevo comunicado Steve Dickson, Administrador de la FAA, desde finales de diciembre hasta esta fecha, se han visto más de 500 incidentes aproximadamente, un incremento notable en este tipo de eventos.

En una entrevista previa en la cadena CNBC, Dickson dijo que el mal comportamiento de pasajeros no es nuevo en los aviones, pero no era frecuente, por lo que antes se orientaba a los pasajeros o se les podía dar “warnings” o avisos, en casos menos graves. Pero ante el aumento y la severidad de los casos, luego de consultar con los abogados y expertos de la agencia que dirige, emitieron en enero de manera urgente esa política más estricta de “Cero Tolerancia” y destacaron que ese comportamiento conllevaría arrestos.

Ahora esta medida está extendida por tiempo indefinido o al menos hasta que se elimine la regla de uso de mascarilla, que aunque las aerolíneas implementaron temprano tras reiniciar vuelos en el 2020, es obligatoria a partir de enero. La FAA requiere en todos los vuelos de Estados Unidos que se utilicen, al igual que en todos los medios de transporte y sigue los lineamientos establecidos por los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), apoyados por una Orden Ejecutiva firmada por el presidente Joe Biden.

“Esto es un asunto de seguridad. Los viajes aéreos en Estados Unidos son la manera más segura de viajar, y queremos que sigan siendo así”, aseguró el Dickson. Para demostrar la firmeza de esta medida, de los más de 500 casos informados desde diciembre, unos 20 han sido procesados y más de 450 están en evaluación. En el caso más reciente, esta agencia está pidiendo multa de $14,500 para un pasajero de Jet Blue que se negó a usar la mascarilla en un vuelo de diciembre, entre Nueva York y República Dominicana, en un incidente que como otros, ha hecho que en la aeronave se declare una emergencia y tenga que regresar a su punto de origen, interrumpiendo el viaje.

Penalidades y suspensión en los aviones

Además de poder ir preso o exponerse a multas altas, hasta de $35,000 por no cumplir con esta regla federal, los viajeros se arriesgan a que se les prohíba viajar en las aerolíneas donde tengan el incidente, o donde se nieguen a usar la mascarilla. Delta, United Airlines y Alaska Airlines, entre otras, han prohibido a centenares de viajeros que vuelvan a usar sus servicios, aunque no se ha dicho si esta prohibición es permanente.

Esta regla puede tener sus excepciones por condiciones de salud. Antes de viajar oriéntese sobre los requisitos en el website de la aerolínea.

💬Ver comentarios