Desde la izquierda, Kevin Durant, DeMarcus Cousins y Draymond Green. (semisquare-x3)
Desde la izquierda, Kevin Durant, DeMarcus Cousins y Draymond Green. (AP)

A pesar de atravesar una racha de nueve victorias, los Warriors de Golden State sentían la necesidad de enfrentar un reto mayor antes de cerrar la semana.

Después de todo venían de lograr triunfos ante los Lakers de Los Ángeles sin LeBron James y frente a los Wizards de Washington sin John Wall.

Y esa oportunidad de enfrentarse a un rival de mayor calibre y contendor al campeonato de la NBA, llegó el pasado sábado en la carretera. Y al final de la noche, los campeones Warriors volvieron a demostrar que son el equipo que vencer esta campaña al superar 115-111 a los Celtics de Boston en el TD Garden.

Fue la décima victoria al hilo para permanecer en el tope de la Conferencia del Oeste con 35-14.

“Necesitábamos este juego", dijo el dirigente de los Warriors, Steve Kerr, tras la victoria ante los Celtics, para convertirse en el técnico que más rápido llega a los 300 triunfos en la historia de la NBA. "Necesitábamos que nos desafiaran, nos desafiaron en grande y (el juego) pudo haber ido de cualquier manera".

Kevin Durant encabezó el ataque de los Warriors con 33 puntos.

“Pienso que fue bueno venir aquí y salir con una victoria”, dijo Durant, por su lado. “Sé que hace tiempo no jugábamos este tipo de intensidad, especialmente, en la carretera. Fue bueno sentirlo”.

Al parecer, la maquinaria de Golden State está bien aceitada, luego de un tambaleante comienzo que estuvo marcado por lesiones en jugadores claves y por problemas internos, específicamente por un incidente entre Kevin Durant y Draymond Green.

Ahora, la historia pinta diferente. Con los titulares saludables, la integración de DeMarcos Cousins y una mejor química, los Warriors lucen como el poderoso conjunto que se proyectó que sería al principio de la campaña con la capacidad de arrollar a la oposición hasta llegar a la serie final de la NBA. Eso sí, durante esta rachan, los Warriors han logrado cinco victorias ante conjuntos que juegan por debajo de .500 sin medirse a oponentes de mayor nivel como Houston, Oklahoma City, Milwaukee y Toronto, por ejemplo. Pero, de igual manera, también apabullaron a Denver, el segundo mejor equipo del Oeste.

Los Warriors iniciaron la temporada con marca de 25-14, el peor récord en sus primeros 39 partidos desde el 2014-15. Durante ese tiempo, Curry estuvo lesionado y perdió 11 partidos, al tiempo que Green también estuvo fuera por un tiempo. Igualmente hubo un poco de drama con el intercambio de palabras de Green y Durant en medio de un juego. Pero a partir del 5 de enero, la nave de los ‘guerreros’ ha ido enderezando.

Durante esta racha, Golden State ha ganado los juegos con un margen de puntos de 15.6. Defensivamente han mejorado al permitir 100.3 puntos, cuando los contrarios llegaron a promediar 112 puntos en un momento del comienzo de la campaña. Y el trío de Stephen Curry, Durant y Klay Thompson ha explotado ofensivamente con un promedio de 80.8 puntos en los últimos 10 partidos. El conjunto promedia 115.9. Curry es el líder durante la racha positiva con 30.5 puntos.

Y para fortalecer más su elenco, la llegada de Cousins también le ha dado más puntos y rebotes en la pintura con promedios de 13.5 y 7.3 rebotes en cuatro partidos.

Los Warriors buscarán hoy extender su racha ante Indiana.


💬Ver 0 comentarios