El coliseo Juan Aubín Cruz era escenario anoche del sexto juego de la serie final entre Carolina y Manatí. (horizontal-x3)
El coliseo Juan Aubín Cruz era escenario anoche del sexto juego de la serie final entre Carolina y Manatí. (David Villafañe)

Manatí – Las franquicias de Manatí y Carolina no solo batallan por el campeonato del Baloncesto Superior Nacional Femenino (BSN). Los apoderados de ambos conjuntos también ‘pelean’ fuera del tabloncillo para mantener la operación de sus respectivas franquicias, después del paso del huracán María el pasado año.

Y en el caso de las Atenienses, el apoyo del Municipio fue instrumental para que el equipo saliera a jugar esta campaña.

“El apoyo de la administración municipal ha sido básicamente el soporte principal. Anteriormente habíamos tenido ayuda del municipio, pero en aquel momento estaban los Atenienses de Manatí (en el BSN) y lógicamente, no es desconocimiento de la gente, aquí el baloncesto masculino lo auspician bien por encima del femenino. Algo de lo que yo estoy bien en contra porque, como dice el slogan: ‘Ellas también juegan”, dijo anoche el apoderado de las Atenienses, Andrés Ruiz, previo al sexto juego de la serie final ante Carolina, cuando su conjunto estaba abajo 3-2 y buscaba evitar la eliminación.

“El auspicio, quizás, no fue lo que se esperaba. Entiendo que a mis compañeros también les pasó lo mismo y que hubo disminuciones en las aportaciones del municipio y de los auspiciadores. Si no es por la aportación municipal, Carolina, Santurce, Manatí, San Sebastián y Yauco tampoco hubieran jugado”, agregó Ruiz.

Sin cancha en Carolina

Mientras que Orlando Rosa, apoderado de las Gigantes, indicó que ante los destrozos causados por el huracán María al coliseo Guillermo Angulo tuvieron que buscar una cancha alterna y que ese movimiento tuvo su efecto en el respaldo de la fanaticada y auspiciadores carolinenses. Carolina jugó como local en el coliseo Roberto Clemente.

“Los auspicios no fueron iguales a años anteriores, fueron menores. Los auspiciadores estaban hablando de que tuvieron un año malo por lo del huracán. Unos se quitaron, y otros bajaron su aportación, pero con eso hemos trabajado”, dijo Rosa.

De igual forma dijo que al jugar en el Clemente, los auspiciadores fijos en la instalación municipal y los de las Cangrejeras de Santurce en ocasiones confligieron con los de ellos.

“No es lo mismo. Los auspiciadores que teníamos en Carolina los perdimos. Unos se quedaron porque son amigos, pero muchos no responden porque ese (San Juan) no es su mercado”, dijo Rosa, quien aclaró que “el trato del Municipio de San Juan fue excelente, de maravilla. Cuando hicimos el llamado al Municipio era sumamente tarde, estábamos a un mes y medio o dos meses de iniciar el torneo y nunca nos dijeron que no”.

Ruiz, por otro lado, indicó que la situación económica en la que quedó la isla después del paso del fenómeno atmosférico se ve reflejada en las gradas. “La economía ha afectado al público y ha habido una merma significativas en muchas canchas de lo que verdaderamente es la fanaticada del baloncesto femenino”, dijo Ruiz.


💬Ver 0 comentarios