(semisquare-x3)
El escolta de los Spurs de San Antonio, DeMar DeRozan (10), intenta un tiro a la canasta ante la marcación del ala-pívot de los Lakers de Los Ángeles, Johnathan Williams, durante la segunda miatd de un juego de la NBA. (AP)

El número de puntos anotados en la NBA está en ascenso... notablemente.

Y este ritmo, la situación no cambiará en el corto plazo.

Tras los primeros ocho días completos de esta temporada — obviamente, un tamaño de muestra muy pequeño — los equipos de la NBA están promediando 113.4 puntos por partido, la tasa más alta en 49 años. Las escuadras promedian 91 tiros a la canasta por partido, cinco disparos más que la campaña anterior, y la liga está en un ritmo inicial para imponer marcas de triples intentados y encestados por séptimo año consecutivo.

“Creo que los chicos se sienten más cómodos ofensivamente en sus juegos”, opinó el base de Toronto, Kyle Lowry. “Creo que simplemente todos se extienden, los pívots están lanzando triples. Creo que eso abre la cancha mucho más. Se hacen muchos más tiros, hay mucha mayor libertad de movimiento. Esto hace que el deporte sea emocionante”.

Apenas durante la reciente temporada de 2014-15, los equipos alcanzaban la marca de los 100 puntos en el 51.5 por ciento de las veces.

En lo que va de esta, la cifra está en 88.2 por ciento.

Y no hay escasez de otras estadísticas desconcertantes en la parte inicial de la temporada.

En los 51 partidos jugados hasta el martes, 49 han incluido al menos a un equipo que anota 100 puntos. La escuadra perdedora terminó por marcar 100 puntos o más en un asombroso 80.4 por ciento de las veces. Minnesota anotó 136 unidades en un partido sin tiempo extra y perdió, la primera vez que ello ocurre en la NBA desde 1992.

Nueva Orleáns consiguió 149 puntos _la mayor cantidad de la liga_ la semana pasada contra Sacramento. San Antonio anotó 143, aunque en un partido con tiempo extra, contra los Lakers de Los Ángeles, la mayor cifra para los Spurs en más de ocho años.

Los Spurs también permitieron 142 puntos en ese mismo encuentro, la mayor cantidad que recibe un equipo de San Antonio desde 1990, mucho antes que iniciara el largo periodo de Gregg Popovich como su entrenador.

“La dinámica completa del juego ha cambiado”, señaló el escolta de los Spurs, DeMar DeRozan, en declaraciones publicadas por el San Antonio Express-News. “Las reglas te obligan a jugar a una velocidad alta. La ofensiva de ritmo está siendo desplazada. Se están lanzando demasiados triples”.

Tal vez la estadística más desconcertante es esta: Antes del miércoles, LeBron James y los Lakers se ubicaban segundos en anotación en la NBA con 125.3 puntos por partido, y han iniciado la campaña con 0-3 de todas maneras.

“Hemos jugado suficientemente bien para ganar... y suficientemente bien para perder”, dijo James. “Si eso tiene sentido”.


💬Ver 0 comentarios