Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El lento inicio de temporada de los Santeros ha sido una de las razones para la reducción de fanáticos en los juegos locales, dijo su apoderado. (horizontal-x3)
El lento inicio de temporada de los Santeros ha sido una de las razones para la reducción de fanáticos en los juegos locales, dijo su apoderado. (Jorge Ramírez Portela / Especial El Nuevo Día)

Aguada - Durante las pasadas dos temporadas, los Santeros de Aguada han sido la franquicia con el mayor apoyo de la fanaticada en el Baloncesto Superior Nacional (BSN).

Wilson López, apoderado de los Santeros, dijo que el respaldo de la fanaticada en el primer mes de competencia siempre ha sido más lento, pero este año reconoció que la asistencia ha sido más baja en comparación a los primeros dos años, tras el traslado de la franquicia desde Coamo.

“Los meses de mayo y junio, en los dos años que hemos jugado, han sido los de menos asistencia por las graduaciones, viajes y otras cosas. Además, después del huracán (María) muchas personas se han ido de la isla y otros están en una situación económica más precaria. Muchos negocios han cerrado y hay mucha gente sin trabajo. Pero poder atribuir una razón específica en estos momentos, no la tenemos”, indicó López a El Nuevo Día previo al juego del martes ante Ponce.

De acuerdo con López, la asistencia al coliseo Ismael “Chavalillo” Delgado ha rondado entre los 2,000 y 2,500 fanáticos por encuentro en estas primeras semanas de competencia. Es una cifra menor al tomar en consideración que el equipo promedió más de 5,000 fanáticos en 2016 y el pasado año el apoyo también fue bastante consistente. López, sin embargo, se mostró confiado en que la asistencia mejorará en los meses venideros.

“Han sido semanas complicadas. En el caso nuestro no hemos tenido la arrancada que esperábamos”, comentó López, cuyo conjunto juega para 5-7 y ocupa la penúltima posición.

“Obviamente, la merma de fanaticada afecta la parte económica de la operación de la franquicia, pero estamos confiados de que vamos a poder echar hacia adelante. Estamos seguros que para el mes de julio la fanaticada va a repuntar, ya que en años anteriores ha sido un mes muy bueno de asistencia”, apuntó el directivo.

El fanático Ernesto Colón, del sector Cerro Gordo y quien golpeaba constantemente el espaldar de una butaca vacía para animar a su equipo en el partido contra los Leones, reconoció que el inicio de campaña ha sido fuerte para la fanaticada. “Comenzamos 2-5 este año, cuando el año pasado solo perdimos un juego en los primeros 10 o 12 juegos y esto estaba lleno. Ahora, no sé si es por el huracán, pero se ha notado menos gente”, dijo Colón.

Mientras que Luis Ruiz, un extenimesista nacional que llegó al Chavalillo Delgado acompañado por su hijo de tres años, entiende que el desastre provocado por el paso del huracán y el lento inicio de temporada del equipo han afectado el número de asistentes en los juegos. “El huracán ha afectado”, reconoció Ruiz. “También el año pasado empezamos con 10-1, y este año estamos 5-6. Pero la temporada ha sido pareja. Lo irónico es que parece que quien consigue los mejores refuerzos es el que va a ganar”.


💬Ver 0 comentarios