(vertical-x1)
Walter Hodge es el máximo anotador de esta serie final al sumar 100 puntos en cinco juegos para un promedio de 20 por cotejo. (David Villafañe)

Si intensos y luchados han sido los cinco primeros encuentros de la serie final de la Liga de Baloncesto Superior Nacional entre los Vaqueros de Bayamón y los Capitanes de Arecibo, lo que se espera esta noche será una batalla en ambos extremos del tabloncillo del coliseo Manuel “Petaca” Iguina.

Bayamón, que solo cuenta con una opción si quiere conquistar su decimoquinto campeonato, saldrá a devolverle a Arecibo el fuerte golpe a sus aspiraciones campeoniles que le propinaron el viernes los Capitanes al vencerlos 87-78 en su “rancho” para tomar ventaja de 3-2 en la serie final y colocarse a un triunfo de su séptimo título nacional y el sexto en las últimas 14 temporadas.

“Fue una derrota bien dura. Perder ante nuestros fanáticos es lo peor. Que alguien venga a tu casa y te venza nunca es satisfactorio”, reconoció Damion James, delantero de los Vaqueros. “Nosotros tenemos que hacer eso mismo el domingo (esta noche) para entonces volver a nuestra casa (el martes) y ver qué pasa, pero para eso tenemos que ganar el domingo”.

Jugando en Arecibo, los Capitanes acumulan récord de 25-3 en esta temporada y su último revés fue en la serie semifinal cuando el 26 de agosto los Leones de Ponce se impusieron 117-115 en dos tiempos extra.

“No se a acabado la serie. Quedan dos juegos. Nosotros tenemos la oportunidad de entender que, o nos hacemos la víctima o tratamos de ser diferentes el domingo (esta noche), que es lo que vamos a hacer”, comentó Nelson Colón, dirigente de los Vaqueros.

“Aquí nadie se ha “quita'o”, nadie ha tirado la toalla. Vamos a enfocarnos en un partido a la vez. Ya no tenemos opción, solamente ser mejor de lo que hemos sido”, agregó.

Y Rafael “Pachy” Cruz, dirigente de los Capitanes y quien busca su segundo cetro al mando del quinteto arecibeño, reconoce que si su equipo no aprovecha la oportunidad que tiene de coronarse ante su fanaticada, la victoria que obtuvieron el viernes es inconsecuente.

“Tenemos que estar listos para los ajustes que va a hacer Bayamón, un equipo muy disciplinado y uno que, definitivamente, va a darlo todo el domingo (esta noche). Tenemos que seguir mejorando, tenemos que enfocarnos”, indicó Cruz. “Ganar en Bayamón fue sumamente difícil, pero si no protegemos la casa este (el triunfo del viernes) no vale de nada. Todavía hay trabajo por hacer”.

De igual modo reconoció que una “presa herida” se convierte en una de gran peligro.

“Una de las cosas más difíciles de una serie es cerrarla. Cuando alguien está contra la pared, el sentido de supervivencia hace que cualquier persona que esté contra la pared dé el todo por el todo”, indicó. “Por eso digo que cerrar la serie es de lo más difícil”.

“El nivel de concentración siempre tiene que estar muy, muy alto por 40 minutos, y no tan solo eso, tiene que estar acompañado de agresividad. Tiene que ser todo colectivo. Una persona que no esté mirando, una persona que no esté en la misma página, ya sea que esté jugando, esté en el banco o lo que sea, se puede derrumbar el grupo”, agregó. “Estoy contento con la victoria (del viernes), pero si no protegemos la casa no hemos logrado nada. No va a ser fácil. Definitivamente los próximos 40 minutos no van a ser fáciles, pero entiendo que si mantenemos un enfoque total por 40 minutos y alta energía para “matchear” la de ellos, vamos a tener opciones a la victoria”.

El técnico arecibeño señaló que el esfuerzo que se haga en el lado defensivo -donde Arecibo ha logrado contener la ofensiva de Bayamón en menos de 80 puntos en tres ocasiones en la temporada y en cada una de esas veces ha salido triunfante- será crucial en el partido de esta noche.

“Nosotros tenemos que basarnos en la defensa. Es sumamente difícil contener a un equipo como el de Bayamón que tiene tanto poder ofensivo. Pero tratamos que si van a hacer canastos que sean canastos contested, que sean canastos difíciles”, concluyó Cruz.


💬Ver 0 comentarios