(horizontal-x3)
Kyrie Irving sorprendió a los seguidores de la NBA cuando pidió un cambio fuera de los Cavaliers. Cleveland lo complació y lo envió a los Celtics de Boston. (AP)

Nota del editor:Primero de seis análisis sobre las distintas divisiones que componen las dos Conferencias del baloncesto de la NBA, que inicia su torneo el 17 de este mes.

El plan maestro del gerente general Danny Ainge para que los Celtics se convirtieran de nuevo en un ‘súper equipo’ terminó acentuándose con la adquisición de uno de los mejores jugadores que le pertenecía a su principal rival en la Conferencia del Este.

Es una realidad. El base estrella Kyrie Irving está en Boston, liberado de la sombra de LeBron James y contento de ser el rostro de la tradicional franquicia que será una línea para imponerse nuevamente la División Atlántico sin mayores contratiempos.

Ganar 53 partidos la temporada pasada para reinar en el Este no fue suficiente para desbancar a los Cavaliers de Cleveland. Boston tenía que arriesgarse aún más luego de su meticuloso plan que vistió de verde a Gordon Hayward y a Marcus Morris, además de seleccionar al prometedor Jayson Tatum en el tercer turno de la primera ronda del pasado sorteo de la NBA.

Canjear al explosivo armador Isaiah Thomas y dejar ir al talentoso elenco secundario compuesto por Jae Crowder, Avery Bradley y Kelly Olynyk puede ser cuestionado. Empero, fueron salidas claves para devolverle el favoritismo a los Celtics.

Su mayor dificultad será depender demasiado de las habilidades de sus nuevos luceros cuando la rotación de jugadores no es tan amplia como la temporada anterior, algo que no importará en el Este cuando la historia principal será la ‘guerra civil’ entre Irving y James por el pase a la final de la NBA.

Toronto seguirá estático 

En Canadá, los Raptors parecen que volverán a estar lejos de su mejor temporada (2015-16), cuando ganaron 56 juegos y llegaron a la final de la conferencia para darle batalla de seis desafíos contra los Cavaliers. En el torneo pasado, sumaron 51 triunfos antes de sufrir con los Bucks de Milwaukee en la primera ronda para luego ser barridos por LeBron James y Cleveland en las semifinales del Este. Toronto abrió la billetera para retener a Serge Ibaka y a Kyle Lowry para que el núcleo junto a DeMar DeRozan y Jonas Valanciunas se mantuviera intacto, con el costo de desprenderse de Cory Joseph y DeMarre Carroll. Aunque llegaron para ayudar C.J. Miles y Delon Wright, los Raptors están en ruta a imitar a los Hawks de Atlanta: un equipo exitoso de temporada regular que cae a mediados de postemporada.

Arranca 'el Proceso"

Por otro lado, en Filadelfia el futuro parece sonreírle a los Sixers. Y es que la piedra angular de la sufrida franquicia Joel Embiid, centro camerunés a quien le dieron recientemente una extensión de $148 millones después de solo jugar 31 partidos como novato en el 2016-17, no para de pregonar de que la escuadra volverá a ser una de la más prominentes del Este con las primeras selecciones Ben Simmons (2016) y Markelle Fultz (2017) una vez suene el primer silbato. Es una premonición atrevida, pero tampoco descabellada, considerando la competencia en la desinflada conferencia. Con los ingredientes del croata Dario Saric, la puntería de J.J. Redick y el veterano Amir Johnson, no sería raro ver a los Sixers jugar a finales de abril por primera vez desde 2011-12. Solo las lesiones, y una química inconsistente, los dejaría fuera de la postemporada.

Porzingis hereda el trono

En la Gran Manzana, la angustiosa y fracasada era de Carmelo Anthony terminó (también la de Phil Jackson como presidente) con un canje a Oklahoma City para dejarle el trono de los Knicks al juvenil letón Kristaps Porzingis, quien, hasta la fecha, ha superado las expectativas con su desempeño individual luego de que los fanáticos dudaran su selección como cuarto jugador en general en el sorteo de 2015. El venidero torneo, sin posibilidad real de playoffs, servirá para que la gerencia evalúe a cuáles jugadores estelares pueden conseguir para que complementen al ‘unicornio’ en el futuro. El armador novato Frank Ntilikina tiene un potencial interesante de ser uno de los complementos esenciales de Porzingis en la primera etapa. Fuera de esto, la interrogante del contrato de $71 millones otorgado a Tim Hardaway Jr. podría ser la comidilla de toda la temporada si el canastero no transmite en la cancha cada centavo que le van a pagar.

Sotaneros otra vez

En Brooklyn, no se espera una temporada distinta para un quinteto que sacrificó los turnos de primera ronda de 2014, 2016, 2017 y 2018 por un ‘súper equipo’ (Kevin Garnett y Paul Pierce con sus últimos cartuchos) que nunca despegó. El resultado en la actualidad es una escuadra sin talento excepcional para desarrollar. La última pieza del fiasco, Brook López, pasó a los Lakers y los Nets obtuvieron a D’Angelo Russell y Timofey Mozgov, movimiento que fue noticia secundaria frente a todos los cambios sorpresivos durante la temporada muerta de la liga.

De igual manera, se unió el delantero DeMarre Carroll para formar un trío que tendrá como meta terminar por encima de sus vecinos Knicks en el sótano. Si superan las 20 victorias, será una mejoría.


💬Ver 0 comentarios