La apelación del canastero Carlos Arroyo fue denegada por el presidente del BSN. (GFR Media) (semisquare-x3)
La apelación del canastero Carlos Arroyo fue denegada por el presidente del BSN. (GFR Media)

El representante legal del armador de los Leones de Ponce, Carlos Arroyo -en el caso relacionado a su suspensión de 10 juegos y la multa de $8,000 impuesta por el BSN esta semana- dijo que están a la espera de un documento con el que confían demostrarle a la liga que el jugador no violó el tope salarial de $120,000 que existía en 2015, cuando militó con los Cangrejeros de Santurce.

“Hay un documento que si lo encontramos, se resuelve el asunto desde mi punto de vista”, dijo el licenciado José “Picky” Servera a El Nuevo Día, sin querer revelar qué tipo de documento fue el que solicitaron, y si se trata del contrato original. “Si no (aparece el documento), tenemos un plan B y plan C para probar lo mismo que dice el documento”.

Servera, otrora apoderado de los Atléticos de San Germán, sí admitió a preguntas de este diario, que es un documento que le solicitaron a la gerencia de los desaparecidos Cangrejeros de Santurce, bajo la administración de Angelo Medina.

Arroyo fue suspendido y multado el jueves previo al juego de su nuevo equipo, los Leones de Ponce en el coliseo Arquelio Torres Ramírez de San Germán. Allí, a manera de protesta y en apoyo al veterano exjugador de la Selección Nacional, sus compañeros de los Leones optaron por no jugar. Por esta razón, el partido les fue confiscado a favor de los Atléticos y el BSN procedió un día después a multar también a la gerencia de los Leones, en $20,000.

Una apelación por parte de Arroyo sometida el mismo día del juego no prosperó, razón por la que el jugador y Servera se reunieron la noche del viernes para delinear cuál será el próximo paso.

“No puedo entrar a decir lo que es (el documento), pero tan pronto lo encontremos, ahí van a saber. Nos pusimos como deadline hoy (sábado) por la noche. Y si no, pues mañana (domingo) redactamos el plan B que habíamos hablado”.

Cuando se le recordó que existe un documento que demuestra que el nuevo grupo que entró a administrar el equipo para la temporada 2016, tras la salida de Angelo Medina como apoderado, asumió una deuda de $146,000 que se le debían a Arroyo, Servera expuso que "ese documento no dice por concepto de qué es cada cosa”.

“Ese documento fue el que sometió la licenciada de Arroyo en ese momento, haciendo una reclamación en el BSN, pero no está desglosado. Y hacer una inferencia de que eso de por sí era una violación al tope... creo que le faltaban muchas patas a ese gato”, agregó el abogado.

No obstante, el BSN ha sido enfático desde que informó Arroyo estaba siendo investigado por presunta violación al tope salarial, que él y sus representantes debían presentar evidencia. Fue entonces cuando bajó la suspensión ante la falta de la prueba.

Al preguntársele respecto a lo que establece la liga de que no es permitido pactar acuerdos que incluyan devengar dinero por concepto del mercadeo de la imagen del jugador, Servera dijo que está buscando contratos antiguos de su tiempo como apoderado, para intentar establecer que sí se ha hecho en el pasado.

“Te puedo decir que estoy buscando contratos de cuando yo fui apoderado (de San Germán) para compararlos con el contrato del 2015. Porque yo leo el de 2015, y lo he leído en español y en inglés, y la interpretación mía es muy diferente a la del BSN. Estoy buscando los de mi época. Es que quiero estar bien seguro de lo que yo pensaba y lo que estoy leyendo”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios