(vertical-x1)
Marcus Morris celebra con Terry Rozier (12) luego de que los Celtics de Boston vencieran a los Cavaliers de Cleveland para tomar ventaja 2-0 en la serie final del Este. (AP / Charles Krupa)

El concepto de equipo ha demostrado hasta el momento ser muy superior al de una superestrella rodeado de buenos jugadores individualistas en la serie final de la Conferencia Este.

El pasado martes, los Celtics de Boston volvieron a superar a LeBron James y a los Cavaliers de Cleveland por final de 107-94 para tomar ventaja en la serie 2-0 y así colocarse a dos victorias de pasar a su primera final de la NBA desde el 2010, gracias a un sólido despliegue de juego en conjunto.

La serie descansará hasta el sábado, cuando se trasladará a Cleveland.

Durante el último partido, los jugadores de Boston continuaron con un sólido y consistente esfuerzo sobre el tabloncillo del TD Garden. Además de contar con seis jugadores anotando 11 puntos o más, los Celtics trabajaron el balón con una gran seguridad, cometiendo apenas cinco turnovers, 10 menos que los cometidos por Cleveland, al tiempo que también dominaron a sus oponentes en asistencias (24 a 18) y en cortes de balón (8 a 2).

En los primeros dos partidos, los Celtics han perdido el balón apenas 14 veces, 10 menos que los Cavaliers. También han realizado 15 asistencias más (51-36) y superan por ocho (14-6) al combinado de Cleveland en cortes de balón.

Para el dominicano Al Horford, la razón para el inesperado éxito que han tenido los Celtics en esta temporada, incluyendo los playoffs, es su juego en equipo.

“Entiendo que hemos jugado el baloncesto como lo hemos estado jugando todo el año”, le relató Horford a NBA.com. “Así hemos jugado en toda la temporada. Nuestro grupo, en tiempos difíciles siempre busca la forma de salir hacia adelante”.

“Estamos creyendo en lo que nos dice el dirigente (Brad Stevens) y muchos de nosotros tenemos muchas ganas de darlo todo en cancha”, apuntó Horford, quien registró 15 puntos y 10 rebotes en la victoria del martes.

Y en el segundo juego, los Celtics salieron con la victoria a pesar de una fenomenal actuación de LeBron James, quien luego de aportar apenas 15 puntos en el primer encuentro de la serie, respondió con 42 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes en 38 minutos.

James, quien junto a Kevin Love han sido las únicas constante de los Cavaliers en esta serie, dijo que estos días de descanso serán utilizados para descifrar el ataque de los bostonianos y así tratar de salir airosos en los próximos dos encuentros locales para empatar la serie.

A proteger la casa

“Ahora tenemos la oportunidad de regresar a casa y proteger nuestra cancha local. Vamos a utilizar estos días para desmenuzar todo lo que tenemos que hacer para ayudar a que nuestro equipo sea uno exitoso”, le dijo James a NBA.com.

En esta postemporada, los Cavaliers recopilan marca de 5-1 en juegos locales. Jugaron para 3-1 ante Indiana y para 2-0 frente a Toronto.

“Ellos hicieron lo que tenían que hacer, que era proteger su casa”, reconoció James en la entrevista. “Ahora nos corresponde a nosotros hacer lo propio. Tenemos varios días para prepararnos y el sábado vamos a ver de qué estamos hechos”, indicó James.

Mientras que Love destacó que “tenemos que hacerlo mejor contra los Celtics. Stevens no solo los coloca en la posición correcta, sino que también ellos mueven mucho el balón y se mantienen en constante movimiento”.


💬Ver 0 comentarios