Carlos Rivera es el presidente de la Asociación de Jugadores de Baloncesto. (GFR Media) (horizontal-x3)
Carlos Rivera es el presidente de la Asociación de Jugadores de Baloncesto. (GFR Media)

El presidente de la Asociación de Jugadores de Baloncesto, el armador Carlos Rivera, dijo hoy, jueves, que favorecería un tope salarial $60,000 para la próxima temporada del Baloncesto Superior Nacional (BSN) para así darle fin al tranque que existe entre su gremio y la junta de directores del organismo.

Rivera reiteró que los jugadores, de ninguna manera, aceptarán el tope de $40,000 aprobado por los apoderados del BSN en diciembre pasado, violando el convenio colectivo, el cual establece un máximo salarial de $80,000 para los jugadores nativos en el 2019. Ante esta decisión de los tenedores de franquicia, la matrícula de la Asociación aprobó un voto de huelga en pasadas semanas.

“Nosotros siempre hemos estado en la disposición de negociar con la junta del BSN. Y creo que $60,000 es un buen número para mantener una liga saludable. Podríamos sentarnos a negociar y llegar a un acuerdo como siempre hemos hecho”, dijo Rivera a El Nuevo Día desde México.

“Nosotros negociamos con el BSN la reducción del tope salarial de $120,000 a $80,000, y luego aceptamos la reducción a $60,000 en la pasada temporada por la situación del huracán María. Siempre hemos estado abierto al diálogo. Pero esta vez, los apoderados decidieron bajar el tope a $40,000 sin negociar con nosotros. Ellos violaron el convenio y es seguro que los jugadores no van a jugar con un tope de $40,000”, apuntó el base de los Leones de Ponce.

Hace tres años, la Asociación y el BSN acordaron un convenio colectivo de dos años. El acuerdo estipulaba un tope de $80,000 para los jugadores nativos con seis temporadas o más en la liga. Para la temporada 2018, por una situación de emergencia por el evento atmosférico, el BSN le solicitó a la Asociación reducir el máximo salarial a $60,000 por una sola campaña. La Asociación aceptó la petición del BSN, siempre y cuando se honrara el segundo y último año del convenio para el 2019. El BSN, en aquel momento, llegó a un acuerdo con el gremio de jugadores, pero en diciembre pasado tomó al decisión de reducir el tope a $40,000 ante los problemas económicos en las franquicias.

El torneo está señalado para arrancar el 1ro de marzo en Arecibo.

“Nosotros queremos negociar de buena fe con los apoderados. Queremos llegar a un acuerdo por el bien del baloncesto”, aseguró Rivera.


💬Ver 0 comentarios