Carlos Arroyo ha continuado jugando con los Leones, tras radicar una reconsideración ante el BSN. (GFR Media) (horizontal-x3)
Carlos Arroyo ha continuado jugando con los Leones, tras radicar una reconsideración ante el BSN. (GFR Media)

El presidente del Baloncesto Superior Nacional (BSN), Fernando Quiñones, aseguró hoy, miércoles, que la reconsideración que sometió Carlos Arroyo deberá ser contestada por la Liga entre esta semana y la próxima, luego de que la representación del legal del canastero de los Leones de Ponce sometiera unos documentos que le solicitó el organismo.

Hace más de dos semanas, Arroyo fue suspendido por 10 juegos y multado por $8,000 por el BSN, tras violar el tope salarial de $120,000 en 2015, cuando militaba con los Cangrejeros de Santurce. Pero el jugador sometió una reconsideración y ha podido seguir jugando con los Leones.

“No puedo dar muchos detalles, pero puedo decir que hubo una vista y se nos sometieron una serie de documentos. Estamos evaluando esos documentos y pronto esperamos estar emitiendo una resolución final”, expresó Quiñones en entrevista telefónica con este medio.

El líder liguero sostuvo que la vista se celebró la semana pasada y en la misma se les entregaron todos los escritos que se le habían requerido al veterano armador. Quiñones prefirió reservarse el tipo de documento que recibió en la vista.

“Todo lo que ha pasado en la última semana, lo puedo catalogar como algo positivo, luego de la situación del retiro en aquel juego. Después de ahí en adelante, la situación ha sido positiva, y se va moviendo”, apuntó Quiñones.

La controversia en torno al excapitán de la Selección Nacional comenzó como resultado de una solicitud del propio Arroyo -en diciembre pasado- para el pago de una deuda relacionada a su participación con los Cangrejeros durante la campaña 2015.

Tras la investigación inicial del BSN, que llegó a la conclusión que el armador había cobrado por encima del límite salarial de $120,000, la liga emitió una resolución en la que lo suspendió y multó hace poco más de dos semanas. Esa determinación, que fue informada antes de un partido de los Leones ante los Atléticos, provocó que la plantilla ponceña rechazara salir a jugar, por lo que el partido se confiscó a favor de San Germán.

Ese hecho también causó que el BSN multara a Ponce por $20,000 y les impusiera pagar por las pérdidas que sufrió San Germán por el partido cancelado, además de poner en probatoria al apoderado y coapoderado de ese quinteto, Gerardo y Oscar Misla, respectivamente.

Posteriormente, y luego que el canastero y el equipo ponceño sometieran reconsideraciones a sus respectivos castigos, la liga anunció que dejó sin efecto la suspensión del armador hasta queel BSN viera la solicitud presentada por el canastero. Además, dejó sin efecto la multa y la probatoria de los apoderados. Lo único que quedó inalterado fue el pago de las pérdidas que reporten los Atléticos y la confiscación del mencionado encuentro.

En cuanto al pago de las pérdidas a los Atléticos, Quiñones explicó “esa situación estaba terminando de atenderse”.

“Esa situación está bien adelantada. Pronto deberemos estar emitiendo un comunicado final sobre eso, pero estaba bien adelantado también”, recalcó.


💬Ver 0 comentarios