Puerto Rico llevaba 17 años sin avanzar a una segunda ronda de un Mundial. (EFE)

Guangzhou, China – “Yo confío en mi tiro siempre”.

Fue la reacción del armador Gary Browne al hablar del bombazo que le dio a Puerto Rico el pase a la segunda ronda de esta Copa Mundial de la FIBA, tras una dramática victoria 67-64 ante Túnez en la acción de la primera ronda del Grupo C.

Browne atinó el canasto del triunfo restando apenas 5.1 segundos por jugar, y fue testigo de la celebración  de sus compatriotas en las gradas y de sus compañeros en el tabloncillo: un momento especial para él.

“Sabía que tenía una ventaja en el pareo y se metió (el balón) al final. Estamos contentos para ir a la ronda de los mejores 16”, dijo Browne en medio de la celebración de sus compañeros en la zona mixta mientras atendía a la prensa.

Browne recibió el llamado de organizar la ofensiva ante la lesión de José Juan Barea. Y cuando Puerto Rico se jugaba la clasificación a la segunda ronda, el armador se creció.

No hubo miedo escénico ni mucho menos frío olímpico. Browne tomó el balón y, simplemente, ejecutó en el clutch para colocar a Puerto Rico entre los mejores 16 países del mundo.

El bombazo de Browne también frenó una sequía. Puerto Rico llevaba 17 años sin avanzar a una segunda ronda de un Mundial. La última vez fue en el 2002 en Indianápolis.

“Es un orgullo, especialmente, con estos jugadores. Es una nueva cepa de jugadores. Se nos dio la oportunidad, y la aprovechamos. No estamos satisfechos. Hay que seguir”, dijo Browne en referencia a los siguientes partidos ante Serbia e Italia por el pase a la ronda de los mejores ocho equipos.

Puerto Rico vino de atrás nuevamente para salir por la puerta ancha. Huertas volvió a ser factor con un triple que igualó la pizarra 64-64 restando 1:37, preparando el escenario para el canastazo de Browne.

La defensa de Puerto Rico no le permitió puntos a Túnez en los últimos 4:39 minutos, cerrando el juego con un avance de 8-0. Devon Collier logró el primer canasto del rally con 2:15. Fue la segunda vez en la ronda inicial que los boricuas remontaron para ganar. Ante Irán se recuperaron de un déficit de 17 puntos en el cuarto parcial.

“Aquí, hay mucho corazón, hambre de ganar”, declaró Huertas. “Muchas personas dijeron que no podíamos hacerlo porque no teníamos jugadores de la NBA ni grandes nombres, pero nos juntamos como familia, creíamos y lo logramos”, apuntó Huertas.


💬Ver 0 comentarios