Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Eddie Casiano: “Este es el sueño de todo coach” (vertical-x1)
El actual entrenador de los Cangrejeros de Santurce reiteró ayer su deseo de contar con Carlos Arroyo, Peter John Ramos y Ricky Sánchez en el seleccionado. (Teresa Canino)

Eddie Casiano no durmió la noche del martes. Aún no asimilaba su nombramiento como el nuevo dirigente en propiedad de la Selección Nacional de baloncesto de Puerto Rico.

“Y todavía no lo creo”, reaccionó ayer Casiano a El Nuevo Día en horas de la tarde en la Casa Olímpica. “Fue aquí donde empecé en el baloncesto, en la YMCA. Era un nene que no sabía si iba a jugar baloncesto. Seguí trabajando y mejorando como profesional, y ahora estoy cumpliendo uno de los sueños”, agregó Casiano.

La dirección técnica del combinado nacional de baloncesto volverá a manos de un puertorriqueño. En los últimos tres años, el español Paco Olmos y el estadounidense Rick Pitino estuvieron al mando de la escuadra nacional.

Flor Meléndez había sido el último boricua al frente del equipo en el 2012, antes de ser despedido por el presidente de la Federación, Carlos Beltrán.

Casiano está de vuelta en el programa nacional, después de 12 años de ausencia. Fue uno de los principales jugadores del seleccionado por más de una década. Su última participación fue  en las Olimpiadas de Atenas en el 2004.

Y ahora debutará como mentor con la misión de devolverle el brillo de antaño al programa nacional y llevarlo de regreso a un escenario olímpico en el Repechaje que se jugará en Belgrado en julio. Puerto Rico ha fallado en clasificar a las últimas dos Olimpiadas y tampoco ha avanzado de la primera ronda en los últimos tres Mundiales.

En Belgrado habrá un solo boleto disponible para Río 2016. El debut de Casiano, sin embargo, se producirá antes en el Centrobasket de Panamá a partir del 19 de junio.

Casiano tendrá las manos bien llenas en el verano. No solo tiene la misión de dirigir el conjunto, sino también de aglutinar a una serie de jugadores que han optado por alejarse del programa por diferencias con miembros de la Federación de Baloncesto, incluyendo a su presidente. Y solo tiene garantizado los dos torneos de este año.

El actual entrenador de los Cangrejeros de Santurce reiteró ayer su deseo de contar con Arroyo, Ramos y Sánchez en el seleccionado. Dijo que hará lo posible para reintegrarlos al programa.

Nacido en Manhattan, de padres puertorriqueños, Casiano llegó a la Isla a los siete años acompañado de su progenitora Carmen Ojeda. Se estableció en Bayamón, y   a los ocho años, comenzó a practicar este deporte con el apoyo de su madre y de sus abuelos Margarita Jiménez y Andrés Barbosa.

Llegó a convertirse en un sobresaliente jugador en el BSN por 21 temporadas y, posteriormente, dio el salto de dirigente en el 2009 con los Indios de Mayagüez, trabajando en siete temporadas al hilo con un título en el 2012. También cuenta con experiencia como entrenador en la liga de México con el club Veracruz. Ayer, Casiano conversó con este medio.

¿Qué fue lo primero que pasó por tu mente cuando oficializaron tu nombramiento como dirigente nacional?

Lo primero es que este es el sueño de todo coach. Uno quiere dirigir en el patio de uno. Es el norte de toda persona en esta profesión. Viene con una responsabilidad grande. Con un reto inmenso.

¿Habrá alguien más orgullosa que Carmen Ojeda en el día de hoy (ayer)?

“No creo (pausa)… gracias a mami y a mis abuelos estoy aquí. Estuvieron conmigo desde pequeño”.

¿Ya conversaste con ella y qué te dijo?

Me dijo porque no se lo había comentado antes. Que porque no le había dicho que me iban a escoger en la Selección. Ella siempre está pendiente de mí. Es la fanática número uno. Lo es todo para mí.

¿Ella soñaba con verte como dirigente nacional?

Ella y mis abuelos siempre lo hablaban. Aunque, al principio que empecé a dirigir, me dijo que esta loco en meterme en esto. Luego me dijo que no quería morir hasta verme dirigiendo en la Selección y gracias a Dios se pudo lograr.

¿En qué momento pensaste que podías ser dirigente de la Selección?

Desde el primer momento en que dirigí a los Indios en el 2009. No sabía cómo iban a salir las cosas como coach, pero me fueron bien. He pasado momentos malos y buenos como coach, pero en los malos era que pensaba que podía ser dirigente porque me levantaba.

¿Qué tiene Eddie Casiano para ofrecer en el programa nacional para tratar de levantarlo de nuevo?

El carácter. Estoy bien claro el momento que estamos viviendo y, por tal razón, acepté el reto. Tenemos un gran reto y nadie espera mucho de nosotros. Todos esperan que no cualifiquemos, pero con 12 guerreros y el equipo de trabajo que tenemos vamos a dar lo mejor para lograrlo.

¿Cómo dirigente te llama la atención este tipo de reto, al igual que en tu época de jugador?

Es una encomienda difícil, pero a nosotros los guerreros nos gustan esos retos. Nadie pensó que íbamos a ganarle al ‘Dream Team’ en Atenas. En cada torneo casi siempre hemos ganado partidos difíciles y le estaré pidiendo a los jugadores que lo hagamos una vez más.

¿Cómo esperamos montar el rompecabezas que quieres en el equipo, cuando hay varias piezas fuera del mismo?

Con Carlos (Arroyo) y (José Juan) Barea. Son dos jugadores que tenemos que ponerlos en la misma página. Son los líderes de nosotros. Son los armadores, los que llevan la voz cantante y tienen que estar en la misma página. Puede ser el último torneo que los veamos juntos. Me sentaré a hablar con ellos.

¿Qué piensas hablar con ellos?

Como jugador tuve momentos difíciles en la Selección y puedo hablarles de mis experiencias. Aquí, lo importante es darle a Puerto Rico lo que nos dio a nosotros. Puerto Rico nos dio carreras en la NBA y en Europa. Creo que es momento de unirnos en un solo torneo.

El Mundial de España 2014 dejó un agrio sabor en muchos jugadores por las situaciones que acontecieron.

Creo que sí, pero yo no estuve allí. Ya lo que pasó, pasó. Hay que hablar de una nueva etapa.

¿Y también piensas rescatar a Peter John Ramos y Ricky Sánchez?

Claro que sí. Peter John es una pieza bien importante y Ricky también. En algún momento empezaremos a hablar con ellos.

¿Cómo evitar que surjan diferencias como en el pasado?

Hay que hablarles honesto a los jugadores. De mi parte digo las cosas como son, aunque puede ser que le moleste a alguien. La única manera de hacerlo es mirando a los jugadores y hablarles claro sin mentiras ni juegos.

¿Ya tienes una idea de la preparación del equipo para los compromisos de este verano?

Ya hay un programa establecido. Hay partidos de fogueos ante Canadá e Italia. En la semana iré conociendo mejor la programación.

Tengo entendido que lograste los nombramientos de Manolo Cintrón y de Omar González como tus asistentes. ¿Fue complicado convencer a los integrantes del comité del seleccionado para que fueran incluidos?

Creo que ellos están claros de la situación y del tiempo que tenemos. No hubo forcejeo, sino más bien un planteamiento. No hubo problemas en el proceso.

No era un secreto que la administración de Carlos Beltrán en la Federación no favorecía tu entrada en el programa nacional. ¿Te sorprende este nombramiento, cuando Beltrán ya va de salida de la presidencia?

Nunca tuve un problema personal con Carlos. Creo que las redes sociales llevaban la voz cantante en eso. Pero no pensaba que iba a estar aquí bajo esta administración. Pensé que el turno iba a llegar después.

¿Crees que la opinión pública impulsó tu nombramiento?

Sí, pero también el trabajo que uno hace. Ellos me han visto crecer como jugador y como dirigente. La gente puede apoyarte ahora, pero también pueden cambiar de opinión por una derrota.

De paso, hay fanáticos del baloncesto que no parecen perdonar del incidente que fuiste parte en los Panamericanos de Mar Plata de 1995, cuando los jugadores amenazaron con no jugar al reclamar un dinero.

La gente habla de un suceso de hace 20 años. Y no voy a entrar en los pormenores de lo que sucedió allí, pero si la gente conociera la verdad cambiaría la forma de pensar. Pero no soy la persona indicada. Es una experiencia que me ayudará a manejar situaciones en el futuro. En vez de verlo negativo, lo veo positivo.

¿Estás consciente de que ocuparás una de las sillas más calientes en el deporte puertorriqueño?

Estoy tomando un riesgo en mi carrera. Sé que ahora en mayo habrá un nuevo presidente en la Federación y puede ser que esa persona no me quiera más como dirigente. Sería el único dirigente de 30 días en la Selección. Tomo la responsabilidad por el momento que estamos atravesando y quiero ayudar al equipo.


💬Ver 0 comentarios